Interesante

Un artista chino hace explotar Buenos Aires

EL artista chino Cai Guo-Qiang llegó hace varias semanas a la Argentina para preparar la exposición Improptu, que desde el 13 de diciembre se podrá ver en la sede de la Fundación Proa, en el barrio de La Boca. Pero al contrario de lo que ocurre casi siempre, en el caso de Cai preparar una muestra no es trabajar junto al «curador» en el armado de la muestra, sino realizar «in situ» el proceso completo de creación de las obras, desde la inspiración hasta la «explosión». Sí, explosión, porque Cai es un pintor sin pincel, óleos o acrílicos, un dibujante sin lápices ni pasteles, un muralista sin paredes: su matería prima es la pólvora y en sus manos, el arte literalmente explota.


Cai Guo-Qiang nació en 1957 en la ciudad de Quanzhou, provincia de Fujian, China. Hijo de un historiador y pintor, Cai estudió escenografía en el Instituto de Drama de Shanghai. Cai empezó a trabajar con pólvora para incitar espontaneidad en su obra, como un modo de hacerle frente a la represión fruto de la controlada tradición artística y el ambiente social en China durante la época. Durante el tiempo que vivió en Japón, desde 1986 hasta 1995, exploró las propiedades de la pólvora en sus dibujos. Esta búsqueda lo llevó eventualmente a experimentar con explosivos en una escala mucho mayor y a desarrollar grandes proyectos de explosión. Cai obtuvo reconocimiento internacional rápidamente durante su permanencia en Japón, y desde 1995, ha vivido en Nueva York. Su enfoque proviene de una variedad de símbolos, tradiciones y materiales tales como el Feng shui, la medicina China, los dragones, las montañas rusas, los cometas, los botes, las computadoras, los animales vivos y las máquinas dispensadoras.

En Argentina recorrió varios puntos del norte del país, sacando fotos de paisajes que luego serían la inspiración para sus obras. Al llegar a Buenos Aires montó un enorme taller en un aún más enorme galpón de La Boca y convocó a cincuenta estudiantes-artistas de la UNA-Universidad de las Artes (ex IUNA) a participar en la realización de los dibujos en pólvora. En esta crónica fotográfica se puede seguir paso a paso el proceso de creación de una de sus gigantescos paisajes realizados en pólvora sobre papel.

Cai en Proa 01p
Para empezar, Cai hace un dibujo sobre un gigantesco cartón. En el caso de las obras realizadas en Buenos Aires, se inspiró en fotos de paisajes tomadas por él en Salta y Misiones.
Cai en Proa 02p
Un detalle del dibujo sobre el cartón.
Cai en Proa 03p
A continuación, asistido por un grupo de estudiantes avanzados del UNA (ex IUNA) se realiza el troquelado de las formas dubijadas en el cartón, creando un gigantesco «sténcil».
Cai en Proa 04
Por el tamaño de las obras (12 x 4 metros), por la cantidad de gente que colabora con el artista y por cuestiones de seguridad, el trabajo de realiza en un gigantesco espacio en el barrio de La Boca. Todo el proceso se filma y se fotografía.
Cai en Proa 05p
Una vez terminado el sténcil, todos rodean el inmenso cartón para moverlo sobre el papel donde quedará plasmada la obra.
Cai en Proa 06p
Entre todos mueven el cartón para colocarlo sobre el papel.
Cai en Proa 07
Y entonces llega la pólvora. En el piso, un cortón sobre el que se realizaron pruebas de distintos efectos.
Cai en Proa 08p
Cai elige el tipo de pólvora más adecuada para cada tipo de efecto a lograr en la obra. El explosivo está mezclado con distintos tipos de cereales para obtener efectos en los dibujos.
Cai en Proa 09
En los espacios que deja a la vista el cartón recortado, Cai coloca la pólvora.
Cai en Proa 10
La pólvora se aplica directamente con la mano o en algunos casos con pinceles.
Cai en Proa 11
Cai y una asistente revisan las pruebas realizadas para elegir el mejor tipo de pólvora para cada sección de la obra.
Cai en Proa 12
Cai usa fotos tomadas en su viaje a Salta como modelo para sus obras realizadas en Argentina.
Cai en Proa 13
Colocando la mecha.
Cai en Proa 14
Todo el «lienzo» se cubre con papel o cartón y luego se colocan en ciertos lugares piedras o ladrillos.
Cai en Proa 15
Todos los presentes en el Galpón de La Boca -asistentes, periodistas, camarógrafos, fotógrafos, artistas invitados- se alejan del espacio de trabajo: es el momento de la explosión.
Cai en Proa 16
Cai prende la mecha, mientras los asistentes esperan a una distancia prudencial alrededor de la obra, para apagar los pequeños focos de incendio que puedan aparecer sobre el papel.
Cai en Proa 17p
La explosión de una obra cubierta de cartón.

Cai en Proa 19p

Cai en Proa 20
La epxlosión de otra de las obras, en este caso cubierta solo con papel.
file_951_esp
Atrás de los asistentes que esperan el momento de intervenir, dos docenas de invitados registran el momento con cámaras y celulares.
Cai en Proa 21
Tras la explosión todos corren a pagar el fuego.
Cai en Proa 22
El artista posa frente a un fragmento de la obra terminada.

Las obras que Cai Guo-Qiang ha realizado en Argentina forman parte ahora de Impromptu, la muestra que se exhibe en la Fundación Proa, justo a la entrada de Caminito, en La Boca (Av. Pedro de Mendoza 1929, Buenos Aires) desde el 13 de diciembre de 2014 hasta el 1° de marzo de 2015.

Improptu, concepto que describe una ejecución musical breve, sublime e impredecible, alude a su original técnica de producción pictórica con pólvora, que se caracteriza hacer convivir un alto grado de figuración y control sobre la forma y el color con un margen de resultados impredecibles e inesperados que convierten a cada dibujo en una pieza única poseedora de una misteriosa expresividad.

Además de la muestra, el sábado 24 de enero de 2015 el artista ofrecerá en la Vuelta de Rocha, en el barrio de La Boca, enmarcado por la fachada de Proa y la estructura del Puente Transbordador, un evento explosivo inspirado en la música y el baile del tango.

Será un inmenso show de pólvora y fuegos artificiales, en el estilo de los que montó para la apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008 o más recientemente para la apertura de su muestra «La novena ola» en Shanghai.

Más información en www.proa.org/esp/exhibition-cai-guo-qiang.php

Las fotos que integran este artículo son de Santiago Porter (cortesía Fundación Proa) y de Esteban Rottman (Periodismo.com). La foto de aprtura es de Lydia Ohl (cortesía Cai Studio).