miércoles 17 de octubre
Periodismo Justo

Maldito impuesto / maldito paro

Un paro nacional contra la aplicación de un impuesto que afecta al segmento de trabajadores de mejores salarios no tiene demasiados antecedentes. Un ocho por ciento de los trabajadores según el gobierno y un veinte por ciento de acuerdo a lo que dicen las entidades gremiales que convocan a la medida de fuerza. Otra curiosidad vernácula imposible de explicar a un Noruego: la huelga general no es contra la pérdida de puestos de trabajo, la precarización laboral o los despidos masivos, sino contra la aplicación de un impuesto a los altos salarios.


La medida, además, está acompañada de una consigna disparatada: los gremios proponen eliminar el impuesto “al trabajo”. Algo que existe en casi todos los países de occidente. Incluso, en la región, aplicado sobre sueldos más bajos que en Argentina. Ocurre que en ningún lugar del mundo el impuesto a las Ganancias se aplica de manera tan arbitraria y deforme. Trabajadores a los que no les conviene hacer horas extras, empleados que sacrifican su aguinaldo para el Estado y así. ¿El salario de un gerente no se tiene que gravar? ¿Un sueldo de cincuenta o cien mil pesos no debe aportar? Las respuestas son obvias. Primera paradoja: el reclamo es desmesurado y en defensa de los que cobran mejor pero a la vez es justo.

En una explicación igualmente amañada, los funcionarios del gobierno hablan de un “paro político”. No se hacen cargo del gran retroceso que generaron en parte de la sociedad al demonizar al impuesto más justo de la estructura fiscal. El kirchnerismo tuvo mayoría en el Congreso durante doce años. Sin embargo nunca avanzó con una reforma impositiva destinada a gravar con más rigor a los que más tienen y ganan (la renta financiera sigue libre de impuestos por ejemplo) por sobre los ciudadanos que viven con lo justo y gastan la mayor parte de sus ingresos en consumo. Ningún funcionario nacional puede explicar esta defección de manera convincente. El gobierno privilegió siempre la recaudación. Es más, los cambios que se hicieron sobre el Impuesto a las Ganancias lo hicieron más inequitativo e irritante. El decreto del 2013 que trazó un límite arbitrario en quince mil pesos hizo, por ejemplo, que dos empleados que ganan lo mismo paguen impuestos diferentes o que uno pague y el otro no. Las alícuotas parecen directamente la obra de un demente. Un profesional autónomo paga el mismo porcentaje que un gran empresario o un millonario. Hay situaciones donde los contadores sugieren no trabajar más porque los ingresos extras solo van al Estado. Segunda paradoja: un buen impuesto, destinado a que los que más ganan “contribuyan” a mejorar la situación de los que menos ganan, se convirtió en una maldición.

En la mayoría de los países europeos el impuesto a las Ganancias o a los Ingresos es motivo de preocupación para empresarios, estrellas deportivas y actores famosos. Algunos personajes hasta cambian sus domicilios a otro país buscando escapar del rigor del fisco. Última paradoja: en Argentina el impuesto a las Ganancias es un tema de agenda de los sindicatos.

 

9 comentario

  1. se imaginan a …alemania ,o canada o incluso usa, con una medida como esta por un impuesto..quizas haya que implementar ( encuadres ) de acuerdo a las ganancias …pero no esta estupidez de hacer un paro, donde todavia no esta delucidado por donde va el derecho de acuerdo con el deber…dificil enigma para una sociedad, donde la palabra coveniencia es el primer recurso..por otro lado la desesperacion de lideres que corren como gallinas sin cabeza (tomando estas medidas) es lo no conveniente…

  2. Hace rato se viene insistiendo con el tema ganancias. El propio A. Fernández reconoció que el reclamo era justo y sin embargo no se modifica. En este sentido, ¿qué otra opción tiene un trabajador que parar? Me parece que, que un trabajador gane mas que otro, no quita que tenga derechos y que pueda reclamar cuando siente que estos se vulneran. Yo por mi trabajo conozco gente con muchos años dentro de la empresa, que pagan ganancias y terminan cobrando casi lo mismo o menos, que alguien que entró hace poco. ¿Por qué quitarle a aquellos que se estan por jubilar, la posibilidad de hacer una diferencia económica en el tramo final de su carrera laboral?

  3. Agreguen a todo esto el desequilibrado régimen de “descuento”, donde un propietario pasaría a ganar lo mismo que un inquilino (a iguales sueldo y demás) y uno debe pagar alquiler y el otro no, entonces es justo?, o que puedas descontar los aportes de una empleada domestica (algo que solo puede hacer la clase media/ alta) y no puedas descontar la totalidad de gastos médicos. Es un impuesto virtuoso que se convirtió en verdadero mamarracho.

  4. Realmente este es un tema que hay q verlo de distintos puntos de vista, hay sectores de trabajadores que los afecta en un porcentaje muy importante (Transporte, bancos, etc), y que afecta a todos los trabajadores que ven demoradas las paritarias para establecer el porcentaje a exigir si no se modifica la carga de ganancia en los salarios.
    Por supuesto que ante un impuesto que grava los salarios ms altos en una funcion que vaya en direccion a lo social es imposible negarse a quie se considere ciudadano para una sociedad mas justa, PEROOO el que administra esta gestion tiene valores o lo hace en forma correcta?
    El gobierno nacional realizo grandes e importantes avances, diferentes a cambios, pero exagera en sobredimencionar la ayuda social sin un sentido que permita el crecimiento de esas franjas sociales necesitadas, cayendo en la idea que lo realiza con el unico interes de hacerse de la masa de votos necesarios para seguir en el poder.
    La deuda social no se paga con dinero, se respeta con trabajo digno, educacion digna y alimentacion. Asi quiero el futuro de mi pais.

  5. A NADIE le gusta pagar impuestos, ni aquí ni en ningún lugar del mundo. Pero en TODOS los países el impuesto es una responsabilidad que todo ciudadano debe asumir. Y eso es lo que parece Difícil de aceptar en nuestro país. Es verdad que hay muchos puntos para mejorar en el tema….pero en muchos países TODOS los trabajadores pagan impuestos, PROPORCIONALES a sus salarios o ingresos, pero impuestos al fin. Aquí hay franjas NO imponibles, que resguardan a los que menos ganan, Que es mejor o más justo? No hay respuesta sencilla que satisfaga a todos. Aceptando las imperfecciones que necesitan ser corregidas, igualmente considero que el paro de hoy es descabellado en su esencia. Difícil de explicar…..

  6. Estoy convencido de que en la vida todo tiene un porque y que lo mas complicado es conocer la causa fuente de los problemas. Y es que si fuera sencillo no los veriamos como problemas sino como consecuencias. Advierto que muchas veces no me funciona pero para encontrar la causa fuente de un problema, en lo personal, analiso el problema desde distintos puntos de vista, desde la perspectiva de los actores que de todas formas intervienen en el asunto.
    Este problema en el que nos encontramos los argentinos con el impuesto a las ganancias tiene, lógicamente, una causa fuente que se inicia muy atrás en el tiempo.
    Sucede que un impuesto debe ser creado por ley y las leyes son sometidas a un control de constitucionalidad por parte de los jueces. En este orden de ideas debemos saber ante todo que existe jurisprudencia de la corte que establece que un impuesto que cuya alicuota supera el 35% es confiscatorio y por lo tanto inconstitucional. Este es el motivo por el cual paga el mismo porcentaje una persona que gana 20.000 pesos que otra que , por ejemplo, gana 100.000
    El gobierno tiene por un lado un problema de caja y por otro un problema político en lo que representa la palabra y la imagen de la presidete. Esto es que por un lado no puede aumentar el mínimo no imponible porque significaria una reducción importante de los recursos fiscales y por otro lado no puede ni aumentar la alicuota mas del 35% a los que mas ganan porque seria inconstitucional ni crear un nuevo impuesto ya que uno de los argumentos discursivos de la presidente es que su gobierno es el único en la historia de nuuestro país que no creó un impuesto nuevo.

  7. Mi sueldo es de 10700 pesos. cobro varios extra, uno por trabajar de noche cuando ustedes duermen. Otro por por rotación, y no de Lunes a viernes. Si me toca un feriado, acá estoy, y me pagan el doble, aunque no puedo no venir. Por eso, navidad y año nuevo me suele agarrar trabajando a la hora del brindis. Tengo dos hijas pequeñas. Este mes me pagaron un extra… La vacaciones! Después de 10 años, es un número! 7 Lucas!!!! Cuanto pagué de impuesto? Más de 5!!!!! Mi compañero entró en 2014… Hacer el mismo laburo, es soltero, no tiene hijos, gana casi lo mismo que yo. El año pasado no pagó, por el decreto, u este año tampoco. Entonces yo pago por el y por mi. Es simple.

  8. Creo que lo que se está sistemáticamente haciendo es destruir todas las bases sobre las que se cimenta el Impuesto a la Ganancias. En este sentido se lo está destruyendo.
    Cada maquillaje que se le quiere hacer es profundizar aún más su disociación con su génesis, con el sentido de su propia existencia.
    Los Impuestos en general obviamente tienen su base constitucional y están basados en principios de Legalidad, Igualdad, Equidad y Proporcionalidad (ver entre otros los art. 4, 16 , 75 inc 2 de la CN.
    Posiblemente la Equidad engloba al resto.
    La Igualdad es la base del Impuesto dice el art. 16. Los Impuestos deben estar de acuerdo con la capacidad contributiva en correspondencia con las ganancias… (art 75 inc.2).
    En la facultad de Ciencias Económicas de Rosario comprendí que la Equidad en la proporcionalidad del impuesto a las ganancias en las Personas Físicas (ganancia de 4ta categoría) estaba dado por la “progresividad”. Es decir a una tasa que crece progresivamente según se incremente la “ganancia”. Esto era así hasta llegar a los altos Ingresos donde se llegaba al límite de dicha progresividad y la tase se transformaba en proporcional en 35%. Para cada peso adicional ganado. Las tasas del impuesto nacen en el 9% luego 14/19/23/27/31 para llegar al máximo del 35% y equiparándose en dicha tasa a laque paga una Sociedad de Capital (ej. Sociedad Anónima).
    Ahora bien En entorno de los valores imponibles (ganancia imponible) (léase pesos) sobre los que se aplica dicha tabla creciente, creo llamada tablita de Machinea por su mentor, no ha variado en estos últimos 25 años a valores nominales. Es decir para los sucesivos Gobiernos NO existió depreciación alguna de la moneda. No cambió, no se ajustó nunca.
    Lo único que fue variando caprichosamente sin ningún parámetro real que no sea las necesidades de Caja con independencia de su fuente e impacto fueron algunas deducciones o mínimos no imponibles (sin profundizar estos conceptos, también vapuleados)
    Deberemos seguramente reinterpretar no sin esfuerzo la Constitución Nacional y sus preceptos fundamentales en este aspecto. Para mí el Impuesto a “las Ganancias de 4ta categoría…HA MUERTO. Esto es otra cosa. Otro Impuesto “Directo”

  9. Como dice Gerardo, el impuesto a las ganancias 4ta. categoría ha muerto, el kirchnerismo ha hecho un mamarracho de él. Un impuesto directo cuyo cobro corresponde a las provincias de acuerdo a lo que establece la Constitución Nacional ha sido apropiado por la Nación, con la complicidad de Congreso Nacional. Un impuesto que debiera ser equitativo, se ha transformado en un engendro perverso; asi por ejemplo, dos empleados que ganan igual sueldo, tienen las mismas cargas de familia e idénticas deducciones, uno tributa y otro no, según haya sido favorecido por un decreto de agosto del 2013.-
    Ni hablemos de lo que sucede entre empleados públicos nacionales y privados, a muchos de los primeros le devuelven el total de las percepciones que pagaron por compra de moneda extranjera o viajes al exterior, aun cuando superan el impuesto anual calculado y retenido de sus sueldos. Peor aún, hay casos de empleados a los que no se les practica retención, pero si presentan el formulario 572 via web por dichas percepciones, le devuelven la totalidad del impuesto. INCREIBLE!!!!!!
    Es decir existe un doble standar. Lamentablemente la igualdad y la equidad están agonizando.

    Graciela

Dejar un comentario