Interesante

Los autos sin conductor no son el éxito de mercado que se esperaba

La Internet de las cosas (IOT) traerá cambios de comportamiento en muchas áreas, incluyendo el papel de los conductores de autos. Pero la idea de los coches sin conductor parece estar en contra de algunas costumbres de consumo importantes, que podría hacerlos desistir de la idea de comprarlos, al menos por ahora.


Si el volumen y la intensidad de los comentarios a un nuevo estudio de autos sin conductor publicado aquí a principios de esta semana (Driverless cars: Majority Don’t Believe They Will Ever Own One; 60% Of Millennials) sirve como indicación, hay una seria oposición al tema.

Se plantearon algunas cuestiones complejas, como por ejemplo en este comentario de Mark:

“¿Quien programa el “código moral” del sistema? ¿Cuándo la colisión es inevitable, qué auto se sacrifica? ¿Por edad, valor del auto, número de ocupantes? ¿Y cuáles son las responsabilidades de la compañía de seguros? ¿¿¿El propietario del vehículo, el fabricante, el programa GPS, Google, Apple, el hacker??? El auto sin conductor es la idea más tonta que la tecnología haya lanzado al mercado”.

Algunos de los comentarios abordaron la cuestión del placer de conducir un auto. Por ejemplo, el siguiente comentario de Jonathan establece bastante bien: “Habría que preguntarse por qué la gente conduce y cuál es el disfrute que obtienen de ello. Esto (por suerte) mantendrá a los coches sin conductor fuera de la carretera durante un buen tiempo”.

Y el otro lado estaba representado más notablemente por Jennifer, quien declaró:

“Manejar puede ser divertido, pero también una enorme pérdida de tiempo y energía, así como un uso ineficiente de los recursos. Sospecho que en el futuro tendremos parques de automóviles, para que los que todavía quieren estar detrás del volante, puedan disfrutar plenamente sin ningún tipo de barreras o normas de tránsito, o atascos de tráfico”.

Un problema de conducta más amplio, interesante y relevante fue proclamado por Richard:

“En el futuro no será necesario poseer un auto sin conductor, serán ofrecidos como servicios públicos como parte de la “nube de transporte” de Google, Uber y Apple. Al igual que Zipcar, habrá que pagar cuando se utilice el servicio. Una mejor pregunta sería si Uber, Google o Apple te ofrecen un servicio de auto sin conductor que te recoge y lleva a un precio similar al de Uber (con conductor), ¿qué servicio elegirías?”.

Coincidentemente, acaba de salir un estudio sobre servicios de autos compartidos con resultados que van en contra de lo que muchos creerían:

Menos de la mitad (43%) de los consumidores están al tanto de los servicios de autos compartidos, tales como Zipcar, Enterprise CarShare, Car2Go o Hertz 24/7 y aún menos (7%) han utilizado alguna vez un servicio de este tipo.

El estudio se basa en una encuesta nacional de 1.999 adultos estadounidenses ponderados con las cifras del censo y llevado a cabo por Kelley Blue Book.

En relación con el futuro de los autos sin conductor en el paradigma de vehículos compartidos, el coche compartido no es una amenaza inminente para alguien que compra un auto. Estas son las razones por las que los usuarios consideran mejor no poseer o alquilar un coche en el futuro, según la encuesta de KBB:

  • 57% – No se lo puede permitir
  • 28% – No le gusta conducir
  • 28% – No quiere preocuparse por el mantenimiento del vehículo
  • 27% – Prefiere utilizar el transporte público
  • 22% – Circunstancias de la vida que no requieren de un vehículo
  • 18% – Usa transporte impulsado en persona (a pie, en bicicleta, etc.)
  • 3% – Prefiere utilizar un sistema de vehículo compartido, en lugar de ser dueño de un vehículo propio

Sin embargo, dentro de los próximos cinco años, la mayoría de los propietarios (97%) de automóviles que han utilizado vehículos compartidos aun planean comprar o alquilar un auto.

Al menos por el momento, los conductores están buscando permanecer detrás del volante.

Vía