Medios

Por qué 2016 no será el año del reinado del video

El 2016 no será el año del reinado del video. A pesar de las protestas y predicciones de muchos, el video tradicional no será el protagonista que todos esperaban.


En 2015 pudimos observar lo que suponíamos, eran los momentos más innovadores en cuanto a contenido de video. Desde el nacimiento y crecimiento de nuevas plataformas como Blab y Periscope, a la ansiosa espera de los anuncios de video en Instagram, y la sorpresa cuando Facebook lanzó el live streaming para el público en general.

Entendimos estas cosas como eventos innovadores. Y, al igual que la mayoría, creíamos que esto apuntaba al futuro de la comercialización de contenidos de video en 2016. Por desgracia, me temo que hemos perdido el punto y mal interpretado estos acontecimientos y tendencias en su totalidad.

Me di cuenta de esto hace muy poco, mientras leía una serie de ‘pensadores líderes’ discutir cómo el video, en el sentido tradicional, reinará en 2016. Para ser sinceros, ¡hace unos meses estaba haciendo lo mismo! Como muchos, me había conformado con esta ideología tradicional de “transmisión” y vi que todos los caminos apuntan al video.

Los costos fueron bajando. Los equipos se volvían más accesibles. La frase “ahora se puede crear contenido de video accesible” se volvió cada vez más presente.  Y fue entonces cuando me di cuenta. Todo lo que pensamos que señalaba hacia el video tradicional como el Rey de 2016 era incorrecto.

No estábamos prestando atención. El video, en el sentido tradicional, ha sido Rey por un largo tiempo. Y acabamos acostumbramos a ello. Pero aquellos que verdaderamente estaban escuchando, se dieron cuenta de que lo que viene es algo mucho más arriesgado, pero que ofrece un rendimiento insuperable. Auténtico  contenido guiado por la audiencia.

No me malinterpreten, el video de alta calidad no se volverá obsoleto. Pero, aunque me duela decirlo, “el video”, sobre todo en el sentido tradicional, no reinará, ni va a cambiar el mercado.

Al momento de escribir este post he estado snapeando una nota, armando un Periscope (y MeVee), y muy probablemente incluya esta nota como parte de un Blab en un futuro no muy lejano.

Sin duda estos esfuerzos están todos basados en video, pero son secundarios. Lo importante aquí es que todos se centran en la autenticidad, y le dan valor a la audiencia. Si un podcast ofrece el mismo nivel de valor, yo lo usaría.

Mientras que en 2015 surgieron plataformas como Blab, Periscope, y Meerkat, los enfoques tradicionales de “video” fueron expulsados. El video como un medio de “transmisión para todo el mundo” (1: ∞) ha cambiado para siempre. Ofrecen algo que los consumidores esperaban en la era social. La gratificación instantánea, y la comunicación 1 a 1.

El público no se limita a consumir contenido, influyen en él. Hacen preguntas y conversan con él en forma directa. Aprovechan el valor que quieren de su marca, y depositan su confianza en ellas a cambio.

Este contenido 1: ∞: 1 es auténtico. Cierra la brecha entre la marca emisora y el consumidor. Permite a los consumidores dar forma y dirigir la historia de la marca en tiempo real, promoviendo la interactividad entre emisoras y audiencias en las plataformas que demandan autenticidad.

Donde tradicionalmente la marca con más presupuesto se llevaba el primer lugar en la programación, ahora va a ganar el más auténtico. Y como el campo de juego está nivelado, la confianza y el valor son los nuevos productos, ya sea en vivo por streaming, snapeado o de otra manera.

La dominación ya no depende de grandes presupuestos. Los ganadores serán aquellos que escuchan y proporcionan contenido en bruto, íntimo y auténtico a sus comunidades.

Vía