miércoles 17 de octubre
Noticias Locas

Recupera la audición, y se queja de que su marido grita demasiado

Una mujer que fue sorda durante toda su vida, está oyendo por primera vez gracias a una nueva tecnología, y ya está molestando a su marido por ser demasiado ruidoso.


Louise Windsor, de 41 años, y madre de tres niños, es sorda desde los 14 meses de edad, y ha pasado las últimas cuatro décadas en silencio virtual.

PAY-Deaf-Louise-Windsor

Pero gracias a una operación pionera en la que los médicos instalaron un dispositivo que proporciona señales de sonido al cerebro, ahora es capaz de disfrutar de los sonidos de los pájaros y la música, y de las voces de su familia.

Pero su marido Marcos, de 41 años, dice que mientras que él está feliz por su esposa, admite que Louise  ya le está diciendo que come haciendo demasiado ruido, y que tiene el televisor demasiado alto.

Louise, que trabaja como cocinera en una escuela, contó: “Puedo oír a los pájaros afuera, puedo escuchar un avión, e incluso mi lavavajillas. Ha cambiado mi vida”.

PAY-Deaf-Louise-Windsor (1)

“Al principio fue difícil y tomó un tiempo acostumbrarse a la gente hablando, pero ahora puedo escuchar la mayoría de las cosas. Siempre he sabido leer los labios, así que todavía lo hago de forma natural.”

Marcos añade: “Si comés un paquete de patatas fritas, hace que le duela la cabeza”. “Ahora nos encontramos con que es ella la que nos pide que hablemos más bajo.”

Louise, de Wellington, Somerset, fue la paciente número 1.000 en tener el procedimiento en el Bristol Royal Infirmary. Para el procedimiento, se le puso en la oreja un implante coclear, similar a un mini-micrófono. El dispositivo envía la información en forma de impulsos eléctricos directamente al nervio.

PAY-Deaf-Louise-Windsor (2)

Marcos contó: “Nos sentamos a tomar un café, y de repente ella podía oír los pájaros en los árboles, y un coche a 200 yardas de distancia. Todo el mundo – amigos y familiares – está feliz por ella.”

Louise dijo: “Es emocionante escuchar la voz de mi marido.”

“Es el efecto que tengo”, bromeó Marcos.

 

Dejar un comentario