jueves 18 de octubre
Interesante

Crean un paraguas que no gotea

A menudo, cuando me encuentro con alguien nuevo en Japón y les digo que soy del Reino Unido, uno de los temas que suelen aparecer, además del fútbol, los Beatles y la familia real, es el clima.


“Oh, debe llover todo el tiempo en Inglaterra”, dicen, sólo para reaccionar con sorpresa (y ofendidos) cuando me veo obligado a sacarlos del error de esta noción común. Porque, si bien en Reino Unido es cierto que, “llueve todo el tiempo”, en realidad no es una lluvia intensa.
unnurella-concept2

Nuestra lluvia es más como una llovizna ligera ocasional, suficiente para dar a la ropa y el pelo un acristalamiento de gotas de agua, pero no lo suficiente como para realmente mojarte o afectar tu día.

En el Reino Unido, la colocación de una capucha es a menudo más que suficiente, pero en Japón, con su temporada de lluvia de un mes de duración, y los monzones, hay días en que, literalmente, no se puede salir ni por un momento sin un paraguas.

um1

Este clima trae un montón de interrupciones, a las que el país se arregla para hacer frente de varias maneras. Tan pronto como los cielos se abren, los bastidores de paraguas aparecen afuera de las tiendas, junto con los “condones para paraguas” o fundas desechables, que se usan en el interior de un edificio para evitar que el paraguas chorree por todo el piso. De hecho, todo el procedimiento de vestir y desvestir el paraguas, puede ser muy molesto.

Por lo tanto, ¡seguramente estas nuevas sombrillas hidrofóbicas serán bienvenidas! En este comercial puede verse cuán resistentes al agua son.

Los paraguas están hechos de un tejido plástico de muy alta densidad que repele el agua, por lo que antes de cerrarlo solo se sacude y queda seco totalmente. Fueron creados por la compañía “Unnurella”, que vende dos tipos de modelos hidrofóbicos, el normal, que tiene un precio de 4.800 yenes (43 dólares), y uno plegable a 5.500 yenes (49 dólares).

En lo personal, no pienso comprar uno de estos paraguas, ya que tengo un montón robados aquí en Japón (el robo de paraguas es un desafortunado problema en este país), y gastar 50 dólares en algo que posiblemente sea sustraído por alguien que no chequea el pronóstico antes de salir de la casa no va bien conmigo.

Vía

 

Dejar un comentario