Interesante

Cómo instalar las fuentes de Google en tu computadora

Google Fonts es una colección absolutamente increíble de fuentes web que pueden utilizarse en páginas web HTML sin ningún tipo de restricciones.


Estas fuentes no sólo son más lindas que los tipos de letra comunes como Arial y Verdana, sino que son más legibles, ya que fueron diseñadas específicamente para la web. Además, todas las fuentes web de Google se ofrecen bajo Licencia Open Font que significa que puede utilizarse sin tener que preocuparse por problemas de licencia, incluso en proyectos comerciales.

Las fuentes de Google están alojadas en google.com y todo lo que tenés que hacer es incluir unas pocas líneas de CSS (o JavaScript) para incrustar una o más de estas fuentes en tus páginas web.

 

Google Fonts en tu computadora

Aparte de los sitios web, también se pueden utilizar las fuentes de Google en documentos de Office, diseños de Photoshop, o cualquier otro programa.

No hay ningún truco en juego aquí. Debido a que todas las fuentes de Google son de código abierto, pueden descargarse e instalarse gratuitamente en cualquier equipo. Una vez instaladas las fuentes, es posible utilizarlas en documentos como cualquier otro tipo de letra estándar.

google_fonts

 

¿Cómo descargar las Fuentes de Google?

Hay dos maneras de descargar Google Fonts a su computadora.

Si querés tener una copia de todas las fuentes a nivel local, sólo tenés que ir a googlecode.com y descargar todo el directorio de fuentes, utilizando herramientas como HTTrack o Wget. La colección entera pesa alrededor de 700 MB, y por lo tanto la descarga puede tomar un tiempo, dependiendo de tu conexión a Internet.

El otro enfoque recomendado es la descarga selectiva. Abrí el directorio de fuentes de Google, seleccioná tus tipos de letra favoritos y añadilos a una colección. Una vez que haya recogido las fuentes que desees, hacé clic en el link «Download your Collection» en la parte superior, y obtendrás un archivo zip que contiene todos los tipos de fuente solicitados en formato TTF. He aquí una demostración rápida:

Simplemente descomprimí el archivo y arrastrá los archivos TTF individuales a la carpeta de fuentes. Ahora podés utilizar las fuentes en Office, o en cualquier otra aplicación de tu computadora.

Una sola advertencia. Si creás una presentación con fuentes de Google y se la enviás a otra persona, puede no tener las mismas fuentes instaladas en su equipo, y por lo tanto la presentación se verá muy diferente de la original.

Las fuentes de Google Fonts son de código abierto, por lo que podés adjuntar una copia de las fuentes con la presentación, o mejor aún, simplemente incrustar las fuentes en el documento antes de enviarlo.

Vía