Periodismo Justo

La entrevista

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner habló durante más de una hora y media en el canal C5N. La entrevista se convirtió más en un hecho político que en uno periodístico. La definición de su candidatura para octubre próximo (“si es necesario que sea candidata, lo seré”) y la ausencia de preguntas incómodas contribuyeron a ese resultado. Su aparición televisiva se asemejó a un relanzamiento.


Después descargar una andanada de críticas a la gestión de Mauricio Macri (“le digo a la gente que se pregunte si está mejor que hace dos años”, dijo), hizo eje en la situación socioeconómica y destacó la crítica de Monseñor Mario Poli en el tedeum del 25 de Mayo. También pidió una ley para que se revise la expansión de la deuda externa tomada por el Gobierno de Cambiemos.

En tono de campaña anunció varias propuestas: declarar la emergencia alimentaria, tarifaria y farmacológica. También calificó a Milagro Sala como presa política y cuestionó la injerencia del Gobierno en la Justicia (“hay distintas bandas que se pelean por el poder y tienen nombre y apellido”).

Pidió la unidad del “campo popular”, una manera elegante de cuestionar las PASO para definir candidatos en la Provincia de Buenos Aires. La idea de internas abiertas es una propuesta exigida por Florencio Randazzo, el otro candidato dispuesto a jugar electoralmente en octubre. Con todo, no cerró la posibilidad de una negociación con su ex ministro de Transporte para “construir un frente amplio para poner límite al ajuste neoliberal”.

Minutos después de la presentación de CFK, dos referentes del randazzismo aseguraron que no se bajarán de las Primarias para dirimir candidaturas. Veremos. Falta un mes para inscribir los candidatos, en el peronismo es una eternidad.

No hubo preguntas a la expresidenta sobre los casos de corrupción que la involucran; ni sobre el incremento patrimonial de los empresarios que crecieron a la sombra de su gobierno; ni sobre la elección de los candidatos para los comicios de 2015. Apenas una referencia a la manipulación del Indec de Guillermo Moreno que pasó de largo en unos segundos. La entrevista recordó por momentos a las que le vienen haciendo, desde hace año y medio, a Mauricio Macri por televisión. Todo transcurre dentro de lo previsible. Nada de preguntas incómodas, nada de sorpresas. Hay que dejar a salvo de esta observación la charla que mantuvo la pareja presidencial con la insumisa Mirtha Legrand.

CFK será candidata, según dijo, si ayuda a que su espacio gane las elecciones. Ergo, será candidata. Eso es lo políticamente relevante. La expresidenta parece dispuesta a jugar a todo o nada. Sabe que cuenta con un buen piso electoral pero con un techo demasiado cercano. Es evidente que considera que la política económica del gobierno la ayudará.

Cerca suyo las opiniones se dividen. Están los que creen que es la única que puede garantizar el triunfo en la provincia más grande del país y los que señalan que someterse a las urnas puede ser un error grave. “Si es candidata se discutirá sobre su gestión. Si no lo es y encontramos una buena lista de unidad se discutirá sobre la gestión de Macri”, dicen los que se animan.

Macri vs Kirchner. Aunque el presidente no participe directamente, así se plantearán los comicios de medio término. Sergio Massa intentará romper la polarización que tanto entusiasma al Presidente y a su antecesora. Estas elecciones legislativas adquieren una relevancia inusitada. Tienen aroma a definición de campeonato.