Noticias Locas

Visita Disneylandia a diario desde hace más de 5 años

Hay mucha gente a la que le encanta ir a Disneylandia, pero pocos disfrutan tanto de la experiencia como Jeff Reitz, un veterano de la Fuerza Aérea de California de 44 años, que ha estado visitando los complejos de Disney a diario, durante los últimos 2.000 días. Se ha convertido en una especie de ritual diario, y después de más de cinco años, todavía no se cansó de su magia.


Reitz comenzó sus visitas diarias al Disneyland Resort en Anaheim el 1 de enero de 2012, después de recibir un pase anual como regalo, y no ha faltado ni un día, de acuerdo con los registros de la compañía. Estaba desempleado en el momento, y visitar los parques le dio algo que hacer todos los días, y mantuvo arriba su ánimo. Jeff logró obtener un trabajo estable desde entonces, pero todavía tiene tiempo para ir a Disneyland, todas las noches.

Jeff dice que ama los paseos (su favorito es el Matterhorn Bobsleds, y dice que se sube con “lluvia o con sol”), pero también le gusta la música, pasear por los parques, la interacción con el personal y los visitantes, e incluso simplemente observar a los otros visitantes.

“Todavía me divierto aquí”, confirmó, en una entrevista. “Esa es la única razón por la que sigo viniendo. No se trata de marcar récords ni nada de eso. Eso fue un bonus. Se trata de ir y disfrutar de la magia del parque”.

La semana pasada, Jeff pasó por los molinetes para el día número 2.000, estableciendo un nuevo récord mundial de visitas consecutivas a Disneylandia, y puesto que su pase anual expira en enero de 2018, planea tantear sus próximos pasos. Piensa evaluar si va a renovar su pase y continuar su ritual diario, pero sea lo que sea que decida hacer, “nadie puede tomar esa magia y diversión lejos de mí”, afirma.

Jeff dice que la visita diaria a Disneylandia, durante los últimos 2.000 días, ha tenido un impacto positivo en su vida. Conoció a su actual novia, Karen, durante una de sus visitas hace unos años, tiene una vida social activa a causa de ello, la interacción con el personal y los visitantes, e incluso logró perder 40 libras por caminar alrededor todos los días. Pero también hay una contracara…

Hablando de las cosas que ha perdido debido a sus visitas diarias a Disneylandia, Jeff dijo: “He echado de menos eventos familiares y funerales de amigos cercanos. Hay un montón de cosas de la vida que no se pueden planificar. No me perdí intencionadamente estas cosas. A veces la vida no se alinea con tus planes”.

Jeff dice que también ha sido objeto de críticas por parte de la gente que llama “no-Disney”, que fueron tan lejos como para llamar a su hábito diario una enfermedad. El no está de acuerdo, afirmando que Disneylandia es un lugar de liberación, relajación, y diversión, y que lo ha hecho una mejor persona por donde se mire.

Y en caso de que se lo estén preguntando, Jeff Reitz nunca recibió ningún tipo de compensación o tratamiento especial de Disney por su lealtad. No puede evitar las largas colas, no recibe ningún tratamiento especial por parte del personal, y ni siquiera lo invitan a participar en eventos especiales.

“No empecé todo esto por nadie o para recibir nada”, dijo Jeff. “Quiero ser el invitado habitual que sólo pasa a venir más a menudo, y estoy bien con eso.”