Interesante

Hollywood podría ganar fortunas con los vehículos autónomos

Durante los últimos 18 meses, un río de dinero ha estado fluyendo entre Detroit y Silicon Valley. En marzo de 2016, GM gastó mil millones de dólares para adquirir la startup de vehículos autónomos Cruise Automation. Más de 10 fabricantes de automóviles, incluyendo Tesla, Audi y Mercedes-Benz, han creado laboratorios de desarrollo de vehículos autónomos en Silicon Valley. Incluso Apple tiene su propio modelo en desarrollo. Con un estimado de 21 millones de nuevos vehículos conectados (o vehículos con acceso a Internet) en la carretera en 2017, y con el objetivo de que los vehículos totalmente autónomos lleguen a las calles durante la próxima década, no es de extrañar que un informe de 2016 de Ernst & Young reporte que el entretenimiento para vehículos podría llegar a aportar USD 20 mil millones en ingresos progresivos a la industria.


«Nuestro estilo de vida móvil se está expandiendo hacia los autos, ese es el próximo viaje para el entretenimiento. Hollywood es una parte importante de esa discusión», dice Ted Schilowitz, futurista de Paramount Pictures. Señala que mientras los pasajeros sigan utilizando dispositivos móviles personales, un automóvil autodirigido podría ofrecer una oferta más sofisticada de películas, TV y juegos, así como plataformas emergentes como la realidad virtual, aumentada y mixta. En un auto sin conductor, «hay un montón de oportunidades», dice Schilowitz. «Si nos fijamos en el parabrisas y las ventanas, son «pantallas» a la distancia correcta para ser portales de entretenimiento. ¿Podría el parabrisas ser la pantalla de cine de mañana?»

En este momento, la tecnología está en etapa de desarrollo. Alex Hilliger, ingeniero de Mercedes-Benz Research & Development de Norteamérica: «Estamos volviendo a imaginar la experiencia del automóvil. El vehículo podría tener un ambiente de salón, y los pasajeros pueden ubicarse hacia adelante o hacia atrás. Si no necesitas un volante o el asiento del conductor, el coche puede ser un nuevo espacio».

La industria del entretenimiento se está posicionando para este escenario: Su estándar de difusión de próxima generación (conocido como ATSC 3.0) reúne señales de Internet y de transmisión directa con movilidad para ofrecer contenido de video on-demand, Ultra HD (resolución de 4K) y TV High Dynamic Range. «En los coches, eso podría significar que los pilotos ven la red o nuevos tipos de programación», dice Dave Arland, portavoz de ATSC. «Las emisoras están interesadas ​​en las conversaciones con los fabricantes de automóviles. ATSC 3.0 es un gran canal de contenido en el auto».

El Mercedes-Benz F105 Luxury in Motion, tiene un «ambiente de salón» con nuevo espacio para los medios de comunicación.

Aunque será unos años antes de que la tecnología sea ampliamente utilizada, «el despliegue comenzará casi de inmediato», ya que la primera versión se espera para este otoño, dice Arland. Los modelos de ingresos se implementarán incluso antes: «Podríamos ofrecer publicidad interactiva y geolocalizada basada en tiendas, restaurantes y negocios cercanos», dice Dennis Wharton, ejecutivo de la Asociación Nacional de Broadcasters.

Con estas capacidades, los expertos se preguntan si los servicios de entretenimiento en el auto (como el entretenimiento en vuelo) están listos para los vehículos sin conductor. Schilowitz dice: «Los estudios múltiples están estudiando esto, y reuniendose con socios estratégicos. Supongo que todos lo están contemplando».

La visualización de una película que se ha editado y empaquetado para el consumo en el automóvil es sólo la punta del iceberg: pensemos en la personalización del contenido que se solicita mediante reconocimiento facial, de voz y de gestos. «La inteligencia artificial estará impregnando todos los aspectos, desde el monitoreo de lo que está sucediendo fuera del vehículo (asegurándose de que el camino es claro y seguro), a un robusto sistema de AI en el automóvil que reconoce quién está en el coche a través del reconocimiento facial», dice Danny Shapiro, Director senior de automoción en NVIDIA. «Las posibilidades de personalización de contenidos son infinitas y se basarán en un sistema basado en la activación de la voz y el gesto. Las empresas de telecomunicaciones, proveedores de contenidos, desarrolladores de juegos y empresas de comercio electrónico estarán realizando transacciones de negocios dentro del coche. También veremos nuevos tipos de interfaces, hasta podríamos convertir el interior de un auto en un holodeck.”

Vía