sábado 18 de noviembre
Noticias Locas

“Pandillas de pavos salvajes” aterrorizan las calles de Massachusetts

Después de haber sido prácticamente eliminados de Nueva Inglaterra en el siglo XIX, los pavos salvajes aparentemente están intercambiando roles con sus opresores humanos, causando estragos en las calles de Boston y otras áreas urbanas de Massachusetts. El número de residentes atacados por las agresivas aves aumentó drásticamente en el último año, según la policía.


Los pavos salvajes alguna vez dominaron los bosques del noreste, pero parece que les tomaron el gusto a las ciudades y pueblos de Massachusetts, donde encuentran mejor alimentación junto a los contenedores de basura y en los patios traseros de las casas, que en los bosques. Se han vuelto tan familiares entre los humanos, que la gente ha comenzado a referirse a ellos como “pavos urbanos”. Se los puede ver pavoneándose en las aceras, picoteando objetos brillantes, bloqueando el tráfico, persiguiendo mascotas más pequeñas y, en casos raros, incluso atacando a personas.

Y aunque la mayoría de la gente se ríe de la idea de ser atacados por los pavos, los expertos advierten que los pavos silvestres son considerablemente más fuertes, más rápidos y más malos de lo que se piensa. Los machos son particularmente agresivos y no rehuirán atacar a los humanos como una forma de escalar el orden social del picoteo. No es nada personal, ni siquiera piensan en nosotros como humanos, sino como competidores, por lo que es importante hacerles saber de quién es el jefe.

“Los pavos pueden intentar dominar o atacar a personas que ven como subordinados, y este comportamiento se observa más a menudo durante la temporada de apareamiento”, dijo Marion Larson, directora de información y educación de la División de Pesca y Vida Silvestre. En lugar de responder a la violencia con violencia, Larson recomienda alejar a los pavos agitando los brazos en el aire y gritando.

La policía de Massachusetts no tiene permitido lastimar a los pavos salvajes, pero en cinco de los 137 casos de pavos reportados en los últimos dos años, los pájaros fueron tan agresivos, que tuvieron que dispararles por razones de seguridad pública.

Las quejas sobre pavos que causan todo tipo de problemas en Massachusetts han aumentado en los últimos tres años, convirtiendo lo que alguna vez fue un problema aislado, en una fuente constante de dolores de cabeza para las fuerzas del orden y los funcionarios de salud.

Los expertos dicen que los humanos son los responsables de esta invasión de pavos. Muchas personas dejan comida para las aves, lo que solo las alienta a establecerse en el vecindario para aumentar sus posibilidades de sobrevivir el invierno.

Los expertos aconsejan a las personas que se enfrenten a las pandillas de pavos agresivos que no retrocedan con miedo, sino que “den un paso hacia el pavo y actúen con confianza”. Y si eso falla, ¡todo lo que pueden hacer es llamar a las autoridades!

Dejar un comentario