lunes 10 de diciembre
Interesante

“Piratean” Spotify con un falso artista, y logran 10.000 reproducciones

“La falta de talento musical nunca debería evitar que grabes una canción absolutamente horrible. Y tampoco debería detenerte de comprar 10.000 streams de esa canción”, esa fue la irónica premisa que motivó a Lasse Cato y Alfred Maddox de Noisey (la versión danesa del sitio de música online) para “hackear” a Spotify.


“Empezamos por darle al proyecto un nombre que nos pareció que describía de qué se trataba todo: Cl1ckba1t”, contó el dúo. “Tomamos el micrófono por turnos, eligiendo estilos increíblemente diferentes en nuestros roles como pésimos raperos. En algunos agregamos Auto-Tune para desactivar las teclas, mientras que en otros simplemente recitamos las líneas más vergonzosas que se nos ocurrían. Con una producción de muy mala calidad, creamos exactamente lo contrario de una canción genial”.

Después de usar un servicio anónimo para cargar la pista en Spotify, se dispusieron a comprar algunos plays. El precio promedio para comprar reproducciones y seguidores en Spotify, Soundcloud y otras plataformas musicales y sociales varía bastante. Un grupo que se hace llamar Social Media Experts  promete 100.000 plays por USD 299, mientras que  Streamify dice que los consigue por solo USD 200. Spotify Promotion promete solo 10.000 plays por USD 299, pero le suma 3000 seguidores. Más de un vendedor en Fiverr hará la “promoción viral en Spotify” por entre 5 y 10 dólares.

“Decidimos gastar USD 40 en 10.000 plays, ya que nos pareció que algo menos nos haría quedar mal”, escriben los periodistas. “Con la máxima gloria de Spotify a nuestro alcance, nos volvimos codiciosos y tratamos de obtener las 10,000 reproducciones en un día. Afortunadamente, este no era el primer rodeo de Streamify en el mundo de la compra de popularidad, y de inmediato nos sorprendieron con una advertencia, afirmando que más de 10.000 plays en un día serían “peligrosos” para nuestra canción”.

“En cambio, el servicio sugirió 60 días. No somos tibios, por lo que optamos por extender nuestros 10.000 plays comprados en un plazo de diez días”, continuó el dúo. “Todos los días, nuestras reproducciones y “oyentes mensuales” aumentaron exponencialmente. Después de diez días, alcanzamos nuestro objetivo. Sin embargo, a pesar de que teníamos 5.000 oyentes mensuales en nuestro pico, hoy tenemos 0, mientras que nuestra pista tiene 10,000 plays, como se prometió. Gracias, Streamify”.

¿Qué significa todo esto para el futuro de la música y la industria de la música? “No estamos diciendo que todas las canciones con muchas reproducciones son malas. Pero los streams equivalen a dinero. Y el dinero equivale a streams, lo que convierte la traducción de reproducciones digitales en calidad en un problema potencial enorme. Si podemos producir una pista y comprar streams para ella, entonces los demás también pueden. Y si ese es el caso, ¿la cantidad de veces que se ha reproducido una canción puede utilizarse para medir su popularidad? No podemos asegurarlo todavía. Bienvenidos a la nueva frontera digital”.

Vía

 

Dejar un comentario