viernes 19 de octubre
Noticias Locas

Ahora podés volar en primera clase, sin moverte de la tierra

Para aquellos que han tenido el privilegio de viajar, ya sea en un vuelo continental, o hacia el extranjero, sabrán que volar en un avión es una experiencia en sí misma. Para algunos, significa asientos cómodos, bebidas gratis y un atento servicio de primera clase. Para la mayoría, significa pasar a la gente rica en primera clase para llegar a nuestra ruidosa y apretada sección económica.


Para aquellos que entran en esta última categoría, y que sueñan con poder pagar un pasaje de avión de varios miles de dólares, First Airlines, un restaurante de realidad virtual en Ikebukuro, Tokio, está hecho para ustedes.

First Airlines ofrece varias opciones para cenas temáticas, y comer allí es exactamente como lo que  soñamos que sería volar en primera clase: lujoso, cómodo y divertido.

First Airlines está muy comprometida con el tema: al llegar al restaurante hay un mostrador de check-in y un panel de información de vuelo, e incluso la música de fondo combina con el tema aeronáutico. Claramente, desde el primer momento la intención es hacerte sentir como si estuvieras abordando un vuelo.

En la recepción, un encantador par de asistentes de vuelo les dan la bienvenida a los “pasajeros”, que reciben una tarjeta de embarque y un pasaporte especial , que funciona como una “visa” para sus viajes; un buen recuerdo para su experiencia.

El avión de primera clase cuenta con 12 asientos espaciosos, que aparentemente fueron asientos reales utilizados en las secciones de primera clase de los aviones Airbus de las series A310 y A340.

Una vez sentados, comienza la parte de realidad virtual del “viaje”. El primer paso es una explicación de la seguridad de la cabina de la azafata que reflejaba exactamente uno de los aviones reales, ¡con máscaras de oxígeno y chalecos salvavidas incluidos!

Una vez a salvo “en el aire”, los pasajeros se ponen sus gafas VR, y comienza la experiencia de viaje. En el vuelo, recorren algunos puntos famosos en la historia, como la antigua ciudad griega de Éfeso, la construcción de Angkor Wat en el siglo XII y la destrucción del Muro de Berlín en 1989. Con videos y sonidos impresionantes, y una visión completa de 360 ​​grados de todo, para presenciar los eventos del pasado en persona.

Luego llega la hora de cenar. Primero, la azafata pasea un carrito de bebidas totalmente cargado y se pasea por los pasillos ofreciendo cerveza, vino y refrescos. La primera bebida era gratis, y cualquier bebida después de eso era un cargo adicional.

Al igual que en un avión regular, la comida es diferente según el vuelo que tomes. En el vuelo de viaje en el tiempo, ofrecen una comida de cuatro platos inspirada en la historia que se creó con la ayuda del histórico gourmet de la comida Masashi Endo: una ensalada caliente con higos (que supuestamente era el favorito de Leonardo Da Vinci), un guiso mesopotámico de granos y corderos antiguos, y un asado alemán de costillas de cerdo del siglo XIX. El postre es un pastel dulce y afrutado de Europa occidental llamado Gugelhupf.

Probablemente te estés preguntando: “¿Es esta extravagante experiencia realmente más barata que el vuelo de verdad?” Sí lo es. Una comida de cuatro platos, un programa de realidad virtual y una experiencia completa que dura un total de dos horas, cuesta entre 50 y 60 dólares por asiento. El precio es diferente según el asiento que obtengas, pero solo por la comida vale la pena. Los comensales también pueden elegir un vuelo a Hawai, Nueva York, París o Roma.

 

Dejar un comentario