sábado 22 de septiembre
Noticias Locas

Restaurante contrata peladores de cangrejos para que los clientes no tengan que ensuciarse las manos

Recientemente, un restaurante en Shanghai, China, fue noticia por emplear a dos jóvenes peladoras de cangrejos de río que hacen el trabajo sucio en las mesas de los clientes, mientras ellos revisan las redes sociales, o juegan videojuegos.


¿No sería genial que alguien pudiera manejar esos desagradables caparazones de cangrejo de río y entregarte luego sólo la suculenta carne? Bueno, en un restaurante en Shanghai, podés solicitar un pelador de cangrejos que estará encantado de encargarse del trabajo sucio, mientras mirás, charlas con tus amigos, o jugás videojuegos. Actualmente, el cangrejo de río es muy popular en China, por lo que las dos jóvenes peladoras suelen encargarse de alrededor de 100 crustáceos por día, lo que les genera un buen salario mensual de más de 10.000 yuanes (USD 1500).

“Pelar cangrejos de río es en realidad algo bastante molesto y las manos se ensucian, por eso hemos introducido peladores de cangrejos profesionales”, dijo el dueño del restaurante. “Los clientes no necesitan parar, y todavía pueden comer cangrejos de río”.

¿Qué quiere decir con “no necesitas parar”? Bueno, aquí está la cosa. Este restaurante en particular es aparentemente muy popular entre los fanáticos de los videojuegos móviles, muchos de los cuales se reúnen aquí para jugar en equipos. El problema es que juegos populares como King of Glory u Honor of Kings requieren ambas manos para jugar, y eso no deja a ninguna disponible para pelar cangrejos de río. Y ahí es donde entran los peladores profesionales

He Nanxin, una de las dos peladoras de cangrejos en el restaurante, es estudiante universitaria de cuarto año con especialización en diseño de moda. Ella y su colega reciben el 15% del cargo por servicio de pelado, lo que aparentemente les ayuda a ganar salarios de cinco cifras cada mes. También le gusta que el trabajo le brinde la oportunidad de interactuar con todo tipo de personas.

 

Dejar un comentario