martes 18 de diciembre
Periodismo Justo

El derecho a abortar y sus límites

Aída Kemelmajer de Carlucci es una de las juristas más destacadas del país. Abogada desde los 21 años, jueza durante tres décadas y la primera mujer en ocupar un lugar en la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, en las últimas semanas distrajo tiempo de sus horas cátedra en la Universidad de Cuyo dónde es titular de la cátedra de Familia y de los cursos que brinda en Argentina y el exterior para participar del debate por la ley de aborto seguro, legal y gratuito. Su exposición en el Congreso de la Nación fue clarificadora. Sostuvo su apoyo a favor de la legalización explicando la “progresividad de los derechos del feto y de la mujer” que se encuentran en conflicto cuando la mujer no quiere proseguir con el embarazo.


“No creo en los derechos absolutos. Cuando dos derechos se encuentran en conflicto se tiene que aplicar el principio de proporcionalidad, sopesando los derechos. Ni el derecho de la mujer es absoluto, ni el del feto que van cambiando con el paso del tiempo”.

“La vida debe ser protegida desde la concepción. Ese concepto no entra en conflicto con la posibilidad de interrumpir el embarazo. Los derechos del feto van creciendo con el paso del tiempo y se van reduciendo los de la mujer. Entre menos tiempo tiene el feto, mayor autonomía tiene la mujer sobre su cuerpo y puede decidir”.

“El embrión no tiene un derecho absoluto a la supervivencia, ni la mujer tiene derecho absoluto a interrumpir el embarazo en cualquier momento. No tiene sentido plantear el debate en estos términos”.

“Existe una progresividad de los derechos. Esa es la idea que defiendo. En los primeros 90 días la mujer puede decidir sobre su cuerpo sin tener que brindar razones. En el segundo trimestre tienen que existir razones que justifiquen el aborto. Y en la tercera etapa la mujer no puede decidir y sólo puede abortar si está en riesgo su vida”.

La entrevista completa que mantuvimos con la ex jueza se reproduce por gentileza de Radio con vos, 89.9

 

Dejar un comentario