lunes 17 de diciembre
Noticias Locas

Fundó su propio banco cuando tenía solo 7 años

Muchos niños sueñan con convertirse en empresarios, pero muy pocos comienzan tan pronto como José Adolfo Quisocala Condori, un niño peruano que abrió un banco para niños cuando tenía solo 7 años. Hoy en día, su banco atiende a más de 2.000 clientes, y ofrece diversos servicios financieros.


José tuvo la idea de crear un banco de ahorros para niños hace seis años, después de darse cuenta de que muchos de sus compañeros gastaban su dinero en golosinas y juguetes, en lugar de guardarlo para compras más significativas. A pesar de su corta edad, comprendió que ahorrar dinero y acceder al sistema financiero eran dos maneras en que los adultos, como sus padres, resolvían muchos de sus problemas financieros y sociales, por lo que decidió ponerlos también a disposición de los niños.

Luego comenzó a pensar en formas en que los niños podían generar dinero sin la ayuda de sus padres, y el reciclaje parecía la respuesta obvia. José estaba seguro de que había encontrado algo interesante, pero cuando presentó su idea de un banco para niños a sus maestros, le dijeron que un niño de 7 años no podía manejar ese proyecto. Pero él demostró que todos estaban equivocados.

“Al principio, mis maestros pensaban que estaba loco, o que un niño no podía emprender este tipo de proyecto”, recuerda José. “No entendieron que no somos el futuro del país sino su presente. Afortunadamente, tuve el apoyo del director de la escuela y un asistente en mi salón de clases. Tuve que soportar las bromas y el acoso de mis compañeros por el trabajo que estaba haciendo”.

José Adolfo Quisocala Condori fundó el Banco de Estudiantes de Bartselana en su ciudad natal de Arequipa, en 2012. La idea detrás de esta ingeniosa institución financiera era bastante simple. Los niños pueden convertirse en clientes del banco al entregar al menos 5 Kg de desechos reciclables (papel o plástico), y se les exige que depositen al menos otro kilo de desechos cada mes, a fin de mantener su estado de miembro. Luego establecen un objetivo de ahorro, y solo pueden retirar dinero de sus cuentas cuando alcanzan su objetivo de ahorro.

El niño llegó a un acuerdo con las compañías locales de reciclaje, que ofrecían a los clientes del Banco Estudiantil de Bartselana un precio más alto por kilogramo de desechos reciclables, con todas las ganancias depositadas directamente en sus cuentas. Para asegurarse que los niños fueran los únicos que se beneficiaban de su trabajo, creó un sistema para que nadie excepto los propios clientes, ni siquiera sus padres, pudieran hacer retiros.

Entre 2012 y 2013, el Banco de Estudiantes de Bartselana recolectó 1 tonelada de material reciclable, y generó ahorros para 200 niños en la escuela de José. El éxito inicial de su proyecto atrajo mucha atención y, en un momento dado, incluso se asoció con un gran banco en Perú, para hacer que este tipo de servicios sean accesibles para más niños. Sin embargo, ese acuerdo no funcionó como José lo esperaba, así que decidió seguir adelante de manera independiente.

El Banco de Estudiantes de Bartselana ha estado creciendo cada año desde su creación, y hoy cuenta con más de 2.000 clientes de 10 a 18 años. Su fundador recientemente dijo que el Banco de la Nación de Perú lo ha contactado para otra empresa conjunta, y que la idea de negociar con ejecutivos corporativos no lo asusta en absoluto, al contrario.

“No me siento intimidado por reunirme con ejecutivos de bancos para hablar sobre negocios. El trato siempre es cordial y, para ser honesto, me siento más cómodo con las personas adultas porque entienden los proyectos que les estoy proponiendo”, dijo el empresario de 13 años.

Aunque el Banco de Estudiantes de Bartselana comenzó como una caja de ahorros, ahora ofrece a los niños una variedad de productos financieros, incluidos préstamos, inversiones de capital, y microseguros, así como acceso a educación financiera a través de una serie de cursos. José cree firmemente que inculcar una cultura de ahorro desde la infancia es una de las fórmulas para promover un cambio real en Perú.

Por sus logros, José Adolfo Quisocala Condori recibió varios premios honoríficos, apareció en documentales extranjeros sobre niños emprendedores, y fue invitado a eventos en países de todo el mundo.

 

Dejar un comentario