Medios

Cómo está cambiando la definición de «periodista»

Solo el mes pasado, 2000 personas que trabajaban en publicaciones de medios perdieron sus empleos en EE.UU. Tales despidos fueron solo los más recientes en lo que ha sido una tendencia de años de inseguridad laboral en los medios. Pero los nuevos datos de LinkedIn muestran que la difícil situación de los periodistas puede no ser tan mala, si consideramos una definición más amplia de lo que constituye el «periodismo» y sus para-industrias.


Desde 2004, año en que Facebook lanzó y comenzó a consumir los ingresos publicitarios de las publicaciones de noticias, la proporción de contrataciones de periodismo de todas las contrataciones ha disminuido un 14 por ciento, según los nuevos datos anuales de LinkedIn. Los empleados de relaciones públicas, que con frecuencia tienen títulos, credenciales y habilidades similares a los de los periodistas, lo han empeorado aún más, con grandes descensos en las las contrataciones de comunicaciones y relaciones públicas tras la recesión.

Mientras tanto, el número de nuevas contrataciones en «contenido» y «redes sociales» aumentó a un ritmo más rápido que las disminuciones en el periodismo y las contrataciones de prensa. Combinadas, las cuatro categorías de puestos de trabajo de LinkedIn (periodismo, relaciones públicas, contenido y redes sociales) constituyeron una mayor proporción de contrataciones totales en 2018 que cuando Facebook se llamaba theFacebook.com.

Esta información sugiere que muchos trabajos de periodismo y prensa no desaparecieron, sino que cambiaron sus nombres. Las personas que alguna vez trabajaron en periodismo o en relaciones públicas, comúnmente han hecho la transición a títulos como «productor de contenido» y «gerente de redes sociales», según el científico de datos senior de LinkedIn, Alan Fritzler.

Esta información de LinkedIn también sugiere que el declive en los trabajos de periodismo (editor, redactor, periodista) no es tan malo como en otros estudios como el realizado por Pew, utilizando datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. En parte, esto tiene que ver con cómo se define el «periodismo». Pew observó algunos grupos de trabajo típicos entre las industrias de periodismo típicas (incluidos los «otros servicios de información», que incluirían mediod digitales como BuzzFeed).

Pero mucha gente que hace «periodismo» o se llama a sí misma «periodista» en estos días, ya no está trabajando en trabajos de periodismo tradicional para salas de redacción impresas o digitales tradicionales. Los datos de BLS, por ejemplo, podrían no incluir productores digitales o podcasters, porque no hay códigos de ocupación para esos trabajos. Eso no significa que no sean de periodismo.

Además, muchas empresas o marcas cuya industria principal no es editorial ahora tienen brazos editoriales, pero estos empleadores no necesariamente se incluirían entre las industrias típicas del periodismo. Por ejemplo, los periodistas de MEL Magazine, una publicación de estilo de vida para hombres iniciada por Dollar Shave Club (ahora propiedad de Unilever). Su industria se categorizaría entre las compañías que venden productos de aseo personal e higiene.

Otro caso: el personal editorial de 70 personas de LinkedIn se clasificaría entre las industrias de servicios de empleo.

«La definición de lo que hace un periodista ciertamente está cambiando», según el economista Gary Steinberg de BLS. “El caso de un blog es un gran ejemplo. Tienes un blog y no importa lo que sea. La pregunta es quién lo está financiando, porque la nómina determina la industria”.

Eso significa que el camino hacia los trabajos de periodismo también se ha vuelto más complicado.

«Hace unos diez años, el periodismo era un trabajo estable y predecible, y era algo para lo que uno podía prepararse y había un camino conocido», dijo Chris Daly, profesor del departamento de periodismo de la Universidad de Boston y autor de Covering América, una historia del periodismo estadounidense. «La ruta clásica en el lado impreso era trabajar en un pequeño periódico, pasar a un periódico más grande y luego al más grande de todos».

Esa trayectoria se ha vuelto exigua.

Ahora, muchos de los estudiantes de periodismo “ocupan un área gris en expansión”. Daly dio ejemplos de trabajos que no son independientes (lo que significa que es menos probable que investiguen sus propias compañías), como un escritor de boletines informativos para un hospital, o un periodista investigador de una ONG.

«No están trabajando para los periódicos o la televisión, pero están aplicando las mismas habilidades», dijo Daly. «Estos son trabajos en los que uno está investigando y entrevistando, casi como periodista».

Los datos de LinkedIn incluyen a cualquier persona cuyo título sea periodista, o una amplia gama de títulos relacionados, como editor de boletines, director de noticias, reportero, independientemente de dónde trabajen. Las habilidades comunes que surgen entre estos periodistas incluyen análisis de datos, marketing digital y Adobe Premiere e Illustrator.

Obviamente, no hay una manera perfecta de medir una industria en movimiento, y las definiciones personales de periodismo de las personas siempre varían, pero los nuevos hallazgos de LinkedIn sugieren que el estado del periodismo podría no ser tan sombrío como algunos podrían pensar.

Vía