Noticias Locas

Adorable cachorro atiende puesto de comida

El apropiadamente llamado “Dog’s Sweet Potato Shop”, un pequeño quiosco que vende papas dulces asadas, en Sapporo, Japón, es atendido por un perro Shiba-Inu de tres años.


La usuaria de Twitter @hina_shii_ver2 se enteró por primera vez del original puesto de comida en su ciudad natal de Sapporo a principios de este mes, cuando su esposo le envió un mensaje extraño: “Hay un perro vendiendo patatas”. Ella pensó que estaba bromeando, por supuesto, pero luego él le envió algunas fotos y, efectivamente, mostraban a un adorable perro sentado detrás del mostrador de un pequeño quiosco, aparentemente esperando a clientes hambrientos. La usuaria publicó varias fotos y videos de este inusual puesto de comida en Twitter, y rápidamente se volvieron virales.

El amigable Shiba-inu que maneja su propio quiosco de patatas asadas aparentemente se llama Ken-Kun y tiene tres años. Debido a que su tienda es de autoservicio, su único trabajo es verse lindo para los clientes y, como puede observarse en las fotos, le sale muy bien.

Las patatas asadas se guardan en un calentador justo afuera del quiosco, para que los clientes humanos puedan ayudarse a sí mismos. El negocio funciona con el “sistema de honor”, confiando en que las personas depositen 100 yenes (USD 0.90) en una caja de dinero por cada papa que toman, y hasta ahora parece estar funcionando bien. Después de todo, ¿quién le robaría a un perro?

Si bien tener un adorable pichicho como único empleado es una forma efectiva de llamar la atención, tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, un letrero en el puesto les dice a los clientes que, por razones obvias, Ken-Kun no puede dar ningún cambio, agregando que las propinas son apreciadas, y que se destinan a golosinas para el encantador canino.

Después de volverse viral a nivel internacional, Dog’s Sweet Potato Shop apareció en la televisión nacional japonesa, que se refería a Ken-Kun como el encargado de la tienda.

Si bien la mayoría de los usuarios de internet consideraron que la idea de un perro que manejaba su propio puesto de comida es adorable, también hubo quienes acusaron al dueño de Ken-Kun de crueldad animal, afirmando que obligan al perro a pasar horas dentro de un quiosco de madera en los días fríos de invierno. Aunque la lógica indica que si el Shiba-Inu no quisiera estar allí, simplemente saltaría…, ¿no?