Interesante

La filosofía de “The Avengers”, según un profesor de Harvard

(*) Por Jason Hellerman 


Nick Fury reunió a los héroes más poderosos de la Tierra para protegernos de los ataques que las fuerzas tradicionales terrestres no podían anticipar. Y no estoy hablando de los 1.2 billones de dólares que hizo en la taquilla. Las películas de cómic modernas se dividieron cuando DC se volvió fuerte, y Marvel se mantuvo esperanzada. La balanza se inclinó a favor de Marvel en la taquilla, pero también ha llevado a muchas personas a considerar que estas películas son suaves. No estoy de acuerdo con eso. Siempre he encontrado que las películas de Marvel hacen grandes preguntas. Preguntas que trascienden su historia y reflexionan sobre nuestros tiempos modernos.

Hoy quiero hablar sobre las complejidades morales del universo Marvel, y cómo afecta a los héroes en el centro de la historia. Carecen de comunicación, se centran en los egos y tienen perspectivas morales sofisticadas que no necesariamente coinciden. Pero, si no me creen, consulten la entrevista completa de la revista Wired! con Chris Robichaud, Profesor titular de Ética y Políticas Públicas en la Escuela de Gobierno de Harvard Kennedy.

 

¿Cómo se reflejan los Avengers en mí?

Todos existimos en un mundo posterior al 11 de septiembre… y también lo hacen los personajes de Marvel. Sin referirse específicamente a lo que sucedió cuando los terroristas atacaron Nueva York, Marvel siempre ha hablado sobre cómo lidiar con el aumento eventual del mal. Al principio, fue a través de la pureza de la esperanza que encapsuló a Steve Rogers y al Capitán América.

Pero a medida que Marvel se adentraba en sus 22 películas, vimos el terror extremo de los actos de guerrilla utilizados en Iron Man 3 para hacer volar personas al azar en todo el mundo. Estos eventos hicieron eco al mundo en el que vivimos, no solo a los personajes. Y en Age of Ultron, vimos que el verdadero poder que ejercían causó una tonelada de bajas humanas.

En ese momento se sintió como si Marvel madurara. Y también lo hizo su audiencia. También apareció la primera pregunta crucial de la franquicia: ¿En qué medida la seguridad y la protección deben prevalecer sobre la privacidad individual? Parece un titular de la CNN, pero es la tesis de Civil War.

Una vez que Iron Man y el Capitán América tomaron partido, todos tuvieron que luchar. Claro, la violencia parece intrascendente. Pero luchaban por el alma del cine. Y parece que nadie ganó. Marvel, por primera vez, terminó con una nota cínica.

¿Podemos confiar en que el gobierno sea nuestro héroe, o necesitamos un organismo de supervisión?

En el corazón de la ira de Steve Rogers está la idea de que el gobierno se ha corrompido en exceso desde que era un héroe. Nos enteramos en Winter Soldier. Esto pasa porque el gobierno es verdaderamente malvado. Está dirigido por Hydra. Pero una vez que eso sucede, Steve se olvida. Esto está en el nivel macro una vez que Thanos entra en escena. Todo lo que dice Thanos es que la muerte es nuestro único y verdadero juez. Thanos quiere ser ese organismo supervisor, que va en contra de la lucha de Capitán América por la libertad. Y por último, creo que es lo que cura la pelea de Cap y Tony. Una vez que Tony tiene que mirar el universo, la vista desde el espacio cambia lo que piensa sobre la libertad y la individualidad.

Entonces, ¿qué sacrificios hacen estos héroes? ¿Cuánto de nosotros debemos renunciar por el bien mayor? Si aún no has visto Endgame, ¡SPOILERS A CONTINUACIÓN!

Mientras que DC ya mató a Superman por su causa, también lo trajeron de vuelta para ayudar. La muerte en Marvel siempre ha tenido permanencia.

Ser un héroe significa la voluntad de renunciar a tu vida. Incluso si tienes una muy buena, eso es lo que dijo Tony Stark. Él murió usando las piedras para que todos pudieran vivir. Cap estaba dispuesto a morir, pero el sacrificio de Tony significaba que Cap debía regresar y vivir. Sabemos que Peggy finalmente muere, pero Cap también sabe que vale la pena volver para tener tiempo juntos, incluso si él la sobrevive.

Esta maniobra poética nos permite ver al Capitán América renunciar a defendernos para tener una vida. Una vida que se merece. Todavía es un héroe, pero incluso un héroe puede dejar de luchar por amor.

Este es un asunto complejo. Aunque me encantó verlo calmarse, también pensé en cuántas luchas han tenido los Avengers para madurar, y en lo aterrador que es no tener a su intrépido líder. Pensé en Bucky, un tipo que Cap sacrificó todo para salvar, y cómo estaba dispuesto a dejar esa amistad para perseguir el amor de su vida.

Estas son preguntas y escenarios moralmente complejos. Para ser un héroe, Cap tuvo que dejar que los otros héroes se pusieran en pie. Bucky, para amar a su amigo, tenía que estar bien para dejarlo en un futuro incierto.

(*) Jason Hellerman es un colaborador habitual del sitio No Film School. Se graduó en la Universidad de Penn State en Producción de Cine e Inglés, y tiene una Maestría en Bellas Artes en Guiones y Teoría de Películas de la Universidad de Boston. Ha trabajado como editor para varios medios importantes.

Vía