Noticias Locas

Este faro en Islandia es la ubicación perfecta para sobrevivir al apocalipsis zombi

Encaramado en la cima de una alta roca, a 10 km de la costa de Islandia, el faro de Þrídrangaviti es considerado por muchos como el hogar soñado de un solitario, y un lugar maravilloso para resguardarse en caso de un apocalipsis zombie.


Þrídrangaviti, que se traduce como «tres rocas», fue construido en 1939, poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, se puede acceder al faro en helicóptero e incluso cuenta con un pequeño helipuerto para facilitar allí el aterrizaje (lo increíble es que, en 1938, cuando comenzaron los trabajos, los helicópteros aún no se habían inventado). Los valientes trabajadores tuvieron que escalar la roca de 36 metros de altura para llegar al pináculo, donde colocaron los cimientos del faro a mano, al tiempo que se aseguraban de que los fuertes vientos y la lluvia no los lanzaran al helado Océano Atlántico Norte.

«Lo primero que tuvimos que hacer fue crear un camino hacia el acantilado», dijo el director del proyecto Árni G. Þórarinsson en un viejo artículo de periódico. “Nos reunimos con montañeros experimentados, todos de las Islas Westman. Luego trajimos taladros, martillos, cadenas y abrazaderas para asegurar las cadenas. Una vez que llegaron cerca de la cima, no había forma de agarrar la roca, por lo que uno de ellos se arrodilló, el segundo se puso de espaldas y luego el tercero se subió encima de los otros dos y pudo alcanzar la punta del acantilado de arriba. Ni siquiera puedo decir cómo me sentía al presenciar este procedimiento increíblemente peligroso”.

El faro Þrídrangaviti se encuentra en la más alta de las tres rocas, llamada Háidrangur, o High Rock. La vista desde allí es espectacular, pero pocos están dispuestos a vivir en completo aislamiento solo para poder disfrutarla. Afortunadamente, no tienen que hacerlo. Además del trabajo de mantenimiento ocasional, Þrídrangaviti está deshabitado.

Pero incluso visitar este lugar durante unas horas es una tarea extremadamente desalentadora. La idea de que un paso en falso o una fuerte ráfaga de viento pueden hacer que te caigas en el mar helado que está debajo y te haga chocar contra la roca, es bastante difícil de manejar.

Las fotos del faro de Þrídrangaviti se volvieron virales hace unos años, e incluso fueron compartidas por celebridades como Justin Bieber. La gente lo calificó como un refugio para solitarios, e incluso obtuvo su propia página de seguidores en Facebook, seguida por más de 4.000 personas.