Periodismo Justo

Es la economía… y es el peronismo

La contundente victoria de la fórmula Fernández/Fernández sobre Macri/Pichetto sorprendió a propios y extraños. A las 20 horas en el bunker de “Todos” se hablaba, con euforia, de ocho puntos de diferencia. El resultado final terminó duplicando esa cifra. Un slogan norteamericano y una frase local permiten un acercamiento a estos resultados impactantes: Es la economía…. Es el peronismo…


La situación económica pesó más que cualquier otra consideración a la hora de decidir. Una mayoría de la población vive peor que hace cuatro años. Y este domingo lo hicieron saber. Ni las causas judiciales que se acumulan sobre CFK ni las obras que el gobierno exhibió durante la campaña tuvieron más peso que esa realidad angustiante.

La otra cuestión es el peronismo. Ayer se comprobó la eficacia de la construcción encabezada por Alberto Fernández, el menos kirchnerista de los kirchneristas. El más crítico de Cristina. Fue una jugada tan osada como pragmática de CFK. El ex jefe de Gabinete convenció a gobernadores e intendentes del PJ que la construcción tendría la impronta del peronismo y no la de la ex presidenta. Los quince gobernadores que firmaron la semana pasada un acta de compromiso con el candidato Fernández en Rosario así lo expresaron. La movida encabezada por Omar Perotti en Santa Fe es el mejor ejemplo. Jugó a fondo a pesar del recelo con la ex presidenta.

El resto lo aportó Sergio Massa, no sólo en Buenos Aires, también en Córdoba (allí había obtenido el 20 por ciento de los sufragios en 2015). Como ocurrió en las elecciones provinciales, el peronismo unido volvió a ser una fuerza electoral formidable. Massa más Cristina con un candidato presentable, Kicillof, pudieron con María Eugenia Vidal, la dirigente con la mejor imagen del país según las encuestas. Aunque las encuestas se parece cada vez más a expresiones de deseo de quienes las pagan o ficciones de los que las elaboran a pedido.

El gobierno nacional debe asimilar rápido el mensaje de las urnas. Si no es para revertir estos números tan desparejos, por lo menos, para evitar que se empeore la situación económica. Vienen dos meses complicados. Cuando la confianza se pierde es muy difícil que se pueda recuperar.

“Seremos mejores”, prometió Alberto Fernández en la campaña. Muchos le creyeron. Enfrentará la elección de Octubre con ese capital.