Noticias Locas

Celdas pintadas de rosa: un polémico modo de frenar la agresión de los internos

Varias prisiones suizas han pintado sus celdas en un color llamado «Cool Down Pink» como  forma de frenar el comportamiento agresivo de los prisioneros. Y aunque la medida fue adoptada por otros países europeos en los últimos años, hay quienes consideran que la medida es degradante y manipulativa.


Es un hecho conocido que los colores tienen una influencia significativa en nuestro estado de ánimo. Se dice que el rojo puede estimular el apetito, por lo que es más probable que lo veas utilizado en restaurantes, a diferencia del azul, que aparentemente suprime el apetito. Cada color está asociado con varias emociones que en su conjunto pueden influir en nuestros estados de ánimo. Por ejemplo, el rosa generalmente se asocia con felicidad y compasión, pero también con debilidad y feminidad. Y eso es lo que lo hace tan controvertido. Los psicólogos han argumentado durante mucho tiempo que puede tener un efecto calmante en las personas, pero utilizarlo en el sistema penal también se ha descrito como humillante, estereotipante de género, y manipulador.

Dold Ag En Wallisellen (Ch)

El primero en hacer alarde de la idea de usar el rosa en las cárceles para frenar la agresión de los reclusos fue el investigador Alexander Schauss, quien a fines de la década de 1970 realizó una serie de experimentos para demostrar el poder del color en el comportamiento humano. En uno de sus polémicos estudios, hizo que los sujetos masculinos miraran un cartel rosa brillante con los brazos extendidos, y procedió a demostrar con qué facilidad podía empujarlos hacia abajo. Cuando repitió el experimento con el color azul, la fuerza de los sujetos supuestamente regresó.

Los oficiales navales Gene Baker y Ron Miller quedaron impresionados con los hallazgos de Schauss, por lo que pintaron las celdas de detención en sus bases navales en el mismo tono de rosa brillante, y luego registraron un drástico cambio en el comportamiento de los prisioneros. Aparentemente, todos fueron considerablemente menos agresivos. El color se hizo conocido como Baker-Miller Pink y fue utilizado por varios guardias de prisión a lo largo de la década de 1980.

Baker-Miller Pink fue el «rosa antiagresión» hasta que Schauss decidió realizar más experimentos de color con los reclusos, y esta vez descubrió que el rosa brillante no tenía un efecto calmante después de todo. No solo eso, también informó que el color podría hacer que los prisioneros fueran más violentos. Sus sospechas se confirmaron 30 años después, cuando el psicólogo Oliver Genschow realizó pruebas rigurosas para verificar si Baker-Miller Pink realmente calmaba a los reclusos violentos. Resultó que no lo hacía.

Facebook Didier Crombez

Sin embargo, vale la pena señalar que el Baker-Miller Pink es un rosa brillante y candente, por lo que en 2011, la psicóloga suiza Daniela Späth decidió llevar a cabo sus propios experimentos con su propio tono rosado, una versión más pálida y suave que llamó «Cool Down Pink». Fue aplicado a las celdas de 10 prisiones en toda Suiza, y durante cuatro años, el personal de la prisión informó un comportamiento significativamente menos agresivo en los reclusos que fueron colocados en las celdas rosas, en comparación con los de las celdas regulares. La propia Späth notó que los prisioneros también podían relajarse más rápido en las celdas rosadas.

El Cool Down Pink es el nuevo Baker-Miller Pink, y también se está extendiendo lentamente en las cárceles fuera de Suiza. Varios medios sugieren que el color también se usa en prisiones alemanas como las de Dortmund, Hagen, Kleve y Attendorn, y la creadora del color, Daniela Späth, sugirió otras aplicaciones, como la decoración en las áreas de seguridad del aeropuerto, escuelas y hospitales psiquiátricos.

Facebook Amaranthine, Interiors Events

Pero si bien los psicólogos y el personal de la prisión pueden estar contentos con el Cool Down Pink y su efecto de frenar la agresión, los prisioneros aparentemente no lo están. Un ex recluso de una prisión suiza dijo que estar en una celda que parecía «la habitación de una niña» era muy degradante.

Otros afirman que la mera asociación del color con la feminidad y la debilidad es estereotípica, discriminatoria y sexista. Un investigador de estudios de género ha llamado humillante y degradante la práctica de mantener a los reclusos en celdas de prisión rosadas.

El Cool Down Pink continúa utilizándose en algunas cárceles suizas, y sus efectos calmantes aún no se han discutido, pero la controversia en torno al color persiste.