13.4 C
Buenos Aires
lunes 28 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Adelanto de «El conocimiento hereje», de Patricio Lorente

Wikipedia recibe seiscientos millones de visitas por día en trescientos idiomas desde teléfonos, tablets y computadoras personales sembradas como hongos alrededor del mundo. A estos números (que  estremecen por su cantidad) hay que agregar, como la condición que la hace existir, el poder de su variedad: cincuenta millones de artículos disponibles libremente para quienes los quieran consultar.
Materialización de la biblioteca infinita que Borges imaginó en “La biblioteca de Babel”, Wikipedia es, además, un fenómeno global incomparable de acceso al conocimiento. Pero ¿por qué ese conocimiento es hereje? Esa es la pregunta que intenta responder Patricio Lorente desde las entrañas de la enciclopedia más consultada del mundo.
Patricio Lorente conoce a fondo la cocina de Wikipedia. Fue fundador y presidente de Wikimedia Argentina en 2007. En 2012 se incorporó al consejo de administración de la Fundación Wikimedia, de la que fue presidente durante el período 2015-2016.
La historia que cuenta es una verdadera aventura del conocimiento, en cuyo curso se revelan secretos, se derrumban mitos, se narran conflictos entre países y entre hombres y se desnudan los por qué de los prejuicios que se resisten a la idea –digna de una revolución silenciosa– de que el saber no ocupe lugar, lo administren multitudes y sea de acceso libre para todos los ciudadanos del planeta.
A continuación, un fragmento a modo de adelanto:

 

8 – Biografías Conflictivas
En julio de 2017 recibí un mensaje de quien dijo ser Federico Andahazi, escritor, y preguntó si podíamos hablar por teléfono. Al día siguiente nos comunicamos y, con un fastidio que evitó disimular, me dijo que había un error en su artículo de Wikipedia.

Al parecer, su obra literaria habría sido traducida a más de 50 idiomas pero el artículo de Wikipedia afirmaba que las traducciones eran apenas «más de treinta». Que una persona que colaboraba con él había intentado corregirlo y que algún ignorante irrespetuoso había vuelto a modificar el artículo.

Traté de explicar algunas reglas básicas del funcionamiento de Wikipedia en las pocas pausas que permitía la verborragia de mi interlocutor. Finalmente, le dije que, si existía una fuente externa que permitiera verificar su afirmación, el artículo podía ser corregido.

Cuando pude sentarme frente a una computadora y revisar el artículo, me enteré de que la biografía oficial de Federico Andahazi en Editorial Planeta (su propio grupo editor) era la referencia utilizada por Wikipedia para poner aquella cifra que el autor cuestionaba. Que, al igual que Wikipedia, decía que su obra había sido traducida a «más de treinta idiomas». Curioso que haya decidido enojarse con Wikipedia, además de invertir tiempo y esfuerzo en tratar de editar o hacer editar su artículo, conseguir el teléfono de un desconocido, intercambiar mensajes y llamados, cuando la solución era mucho más simple: llamar a su editor y pedirle que actualizaran su biografía. En el sitio web del Grupo Planeta no hay más reglas de edición que la voluntad del Gru- po Planeta.

Por cierto, a más de dos años de aquel intercambio, la información en el sitio web del Grupo Planeta sigue siendo la misma. También en Wikipedia.

En otra ocasión, quien se comunicó fue un dibujante en cuyo artículo se señalaba la existencia de acusaciones de plagio, algunas de sus propios colegas. La persona en cuestión me argumentó largamente que se trataba de confusiones, de difamaciones o incluso afirmó que algunos de sus acusadores se habían disculpado oportunamente. Lo cierto es que aquellas acusaciones estaban documentadas en medios ajenos a Wikipedia: podía, en todo caso, ser discutible el peso relativo que esa información tenía en el artículo, pero borrarlo hubiera sido un acto de censura.

Me ofrecí, entonces, a incluir las disculpas si me proveía una fuente para poder citarlas, pero me explicó que no habían sido públicas así que no existía tal fuente, por lo que no fue posible ayudarlo, para gran decepción de mi interlocutor.

Esta anécdota se repite todo el tiempo: personajes públicos que se enojan con Wikipedia porque contiene información que no les gusta, no están de acuerdo, o afirman que es incorrecta.

Las biografías de personajes contemporáneos son quizás uno de los capítulos más polémicos de Wikipedia. La tentación de usar Wikipedia como plataforma para promocionar o atacar celebridades o políticos es muy fuerte para quienes descubren el botón Editar, y sus efectos han motivado una de las poquísimas intervenciones de la Fundación Wikimedia en políticas editoriales, que hace unos años aprobó una resolución con pautas a tener en cuenta en el caso de biografías de personas vivas. Pero son los wikipedistas de carne y hueso los que deben observar (o no) las políticas de edición y no suelen aceptar mansamente que alguien (incluida la Fundación Wikimedia) intente ser una autoridad normativa por encima de la comunidad de editores.

Con las biografías sucede lo mismo que con cualquier otro tema: la regla general es que los artículos serán más ricos, más equilibrados y de mejor calidad cuanta más gente diversa los edite.

Una imprudencia generalizada, especialmente en el mundo de la política, es que hay quienes creen que tienen que estar en Wikipedia. Y entonces algún agente de prensa escribe un primer esbozo, desconociendo las reglas de Wikipedia y generalmente de corte publicitario, que suele ser borrado en minutos. El primer enojo contra Wikipedia es de quienes, al pasar por esta situación, denuncian censura.

Pero a veces esos esbozos sobreviven, ya sea porque se escribieron evitando el lenguaje promocional o porque las escobitas de Wikipedia estaban distraídas. Y son descubiertos por un adversario que incluye en una sección destacada precisamente aquello que el biografiado siempre quiso ocultar. Y que, cuando intenta borrarlo, no puede hacerlo porque el episodio se encuentra referenciado con fuentes de calidad aceptables. Censura sería, precisamente, suprimirlo. Como en el caso de aquel dibujante.

Cuando una persona biografiada en Wikipedia le dice a un wikipedista que modifique el texto que lo describe porque en su opinión contiene errores o lagunas, y recibe como respuesta que con su versión, por verosímil que fuere, no alcanza para fundamentar esa modificación, la reacción es de perplejidad. Incluso hay quienes sienten que se les falta el respeto. «Cómo puede ser que no sirva lo que yo tengo para decir sobre mi propia vida», suele ser la respuesta. Pero aun cuando esto ha generado en ocasiones algunas situaciones absurdas, si se lo considera con la distancia que la sensación de ofensa personal a menudo no permite, resulta que tiene mucho sentido. Veamos un ejemplo.

En 2012, el escritor estadounidense Philip Roth encontró que el artículo de Wikipedia sobre una de sus novelas, publicada en español como La mancha humana, contenía algunas inexactitudes y especulaciones. Intentó realizar por su cuenta el cambio para corregir la información, pero sus intervenciones fueron deshechas. Se dirigió entonces a un bibliotecario de la Wikipedia en inglés esperando comprensión sobre algo obvio: era el autor del libro corrigiendo algo que la enciclopedia decía sobre su obra y añadiendo nueva información. La respuesta lo dejó sorprendido: «Entiendo tu argumento de que el autor es la mayor autoridad sobre su obra, pero necesitamos fuentes secundarias».

Roth, frustrado, terminó recurriendo al The New Yorker para escribir una carta abierta a Wikipedia relatando el episodio. Allí indicó que había querido modificar la afirmación de que La mancha humana estaba «presuntamente inspirada en la vida del escritor Anatole Broyard», como se recogía en Wikipedia a partir del análisis de diversos críticos literarios y de reseñas periodísticas, y explicó la verdadera inspiración del libro, que no tenía ninguna relación con lo anterior. En lugar de reclamar una acción concreta a los autores de Wikipedia, se explayó en contar la verdadera inspiración para la historia, que no había hecho pública antes. El resultado fue que, apenas publicada su queja, el artículo fue corregido como Roth quería, puesto que ahora sí existía una fuente que permitía cambiar el texto original y sumar información sobre los orígenes del libro.

Si Wikipedia aceptaba la corrección directa de Roth, podría estar convirtiéndose en una fuente primaria para esa información, que no estaba disponible en ningún otro lado. El problema se presentó cuando el autor quiso relatar en Wikipedia su verdadera inspiración. No había forma de resolver la polémica sin que existiera alguna fuente externa con que respaldar la corrección. Solo de esa manera se estaría construyendo una enciclopedia: recopilando y sintetizando el conocimiento ya producido. Si no, el artículo se habría convertido en un ensayo del propio Roth. Y Wikipedia no permite ensayos.

La historia de Wikipedia parece mostrar que no hay excepciones: el propio Jimmy Wales, uno de los fundadores de Wikipedia, ha encontrado límites muy precisos a la hora de intervenir en su propia biografía. En 2005 la editó para evitar que se señalara el papel de Larry Sanger en la creación de Wikipedia y aparecer como único fundador. Este episodio fue motivo de un extenso debate en la página de discusión del artículo de Wales, en el que intervino incluso Larry Sanger, y escaló fuera de Wikipedia, hasta llegar a un artículo en The New York Times.43 Es muy curioso el debate sobre el rol de Sanger en este proceso. El artículo sobre Bomis —la compañía de Wales— señaló, desde septiembre de 2001, cuando fue creado el primer esbozo por el mismo Sanger, hasta el 19 de abril de 2005, que la idea de Wikipedia había sido de Sanger («Sanger had the idea for Wikipedia»). De pronto, Sanger pasó simplemente a estar a cargo del desarrollo de Wikipedia («Sanger began the development of Wikipedia»). De forma simultánea se desarrollaba un debate en el que Wales se esforzaba por matizar el contenido erótico del artículo sobre Bomis, que oscilaba entre describirlo como un sitio donde había solo «desnudos» a tener pura y dura «pornografía», con propuestas para zanjar la discusión por parte de otros usuarios con eufemismos que iban de «imágenes eróticas» a «contenido adulto».

Más allá de los deseos de Jimmy Wales, en Wikipedia figura finalmente como cofundador, e incluso en la versión en inglés hay un apartado donde se desarrolla esta controversia y se cita a Sanger afirmando que Wales quiso reescribir la historia.44 Y en el artículo sobre Bomis se ha prescindido de eufemismos. El propio Wales afirmó luego, en una entrevista para Wired acerca de editar su propia biografía: «Nadie debería hacerlo, incluido yo mismo. Ojalá no lo hubiera hecho. Es de mal gusto…».45 Es que ya en esa época las normas de Wikipedia aconsejaban no editar el propio artículo porque podía «abrir la puerta a comportamientos inmaduros y pérdida de la propia dignidad».

Como puede apreciarse, el apego de la comunidad de Wikipedia a las normas editoriales y a los requisitos de verificabilidad de la información es, en última instancia, lo que permite que cualquiera pueda editar: cualquiera puede hacerlo porque no puede hacerse de cualquier modo.

Aún más complejo es cuando el personaje biografiado no tiene la trascendencia pública de un escritor de la talla de Philip Roth, con un impacto significativo en la literatura contemporánea, o Jimmy Wales, uno de los fundadores de Wikipedia. Por norma, casi todas las personas que creen importante que su biografía figure en Wikipedia pero cuyo nombre no convoca espontáneamente a multitudes para contribuir y vigilar su artículo, tendrán muchas dificultades. En ocasiones tendrán razón: hay episodios menores en la vida de las personas que terminan cobrando una importancia desmesurada en Wikipedia: cuando no hay una masa crítica de editores participando en el desarrollo de un artículo es muy difícil encontrar equilibrios que satisfagan a propios y extraños.

No es lo habitual, pero hay quienes no quieren figurar en Wikipedia: hace años un personaje, jurado de un popular concurso televisivo, me llamó para quejarse de que su fecha de cumpleaños estaba mal, y que eso lo hacía más viejo, circunstancia al parecer inadmisible y ofensiva. Le ofrecí corregirla si me facilitaba una fuente secundaria, y me replicó que no quería que el artículo fuera corregido, sino que se borrara. Le expliqué que así como escribir una biografía en Wikipedia no depende del biografiado, tampoco depende de él (o ella) su borrado. Pero cuando fui a revisar su artículo descubrí que no existía como tal, sino que era un borrador en el espacio de pruebas de un usuario. Como la búsqueda de ese personaje en Google devolvía ese borrador, a los ojos de cualquier persona ajena al mundo Wikipedia el texto en cuestión era indistinguible de un artículo de la enciclopedia. El borrador fue eliminado, pero nada impide que en el futuro alguien vuelva a escribirlo.

El mejor de todos los críticos de su propia biografía fue Ricardo Cohen (alias el Mono, alias Rocambole), el famoso artista responsable del arte de tapa de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Me dijo que en su artículo había un par de errores. Le pedí que me los señalara así ayudaba a corregirlos. Lejos de ofenderse, me dijo con una sonrisa que no, que los malentendidos hacen que la vida sea mucho más interesante.

 

El conocimiento hereje
Una verdadera aventura del conocimiento.
Publicada por: Paidos
Fecha de publicación: 02/03/2020
Edición: 1a
ISBN: 978-950-12-9894-9
Disponible en: Libro de bolsillo

Contenido Premium

Lo último