Noticias Locas

Les pinchó las llantas a más de 1000 mujeres como excusa para conocerlas

Un japonés de 32 años fue arrestado recientemente,luego de cortarle el neumático a una mujer, solo para poder seguirla y ofrecerle ayuda, cuando finalmente se detuvo para revisar la rueda.

El pasado 11 de junio, una mujer de 43 años no identificada salió del supermercado en la ciudad de Higashiura, fue hasta su automóvil, y se fue. No llegó muy lejos antes de notar que el neumático delantero del lado del conductor estaba casi completamente desinflado, por lo que se detuvo para revisarlo. Fue entonces cuando un hombre amigable detuvo su auto al lado del suyo y se ofreció a ayudarla a arreglar la llanta. No todos los días se encuentra uno con almas tan solidarias, el único problema es que la mujer rápidamente se dio cuenta de que lo mismo le había sucedido solo un año antes, y el caballero de brillante armadura también parecía sospechosamente familiar…

Preocupada por este extraño caso de deja vu, la mujer notificó a la policía y les explicó que exactamente el mismo «accidente» le había sucedido un año antes. Después de revisar la cámara de vigilancia en el estacionamiento del supermercado, la policía descubrió rápidamente que el hombre que había ayudado a la mujer a reparar su neumático desinflado, lo había cortado solo unos minutos antes de que saliera del supermercado.

El culpable fue identificado como Yoshito Harada, de 32 años, e inmediatamente admitió el crimen y le dijo a la policía que solo lo había hecho como una excusa para conocer a la mujer. Una forma bastante extraña de romper el hielo con alguien que te gusta…, pero lo más extraño de esta historia es que esta no era la única vez. Lo había hecho varias veces en el pasado…

Cuando el incidente fue noticia nacional, algunas personas recordaron un caso extrañamente similar que databa de 2013, que involucraba a un hombre también llamado Harada, que tenía 25 años en ese momento, salió de la misma ciudad, y cortó los neumáticos de las mujeres como una forma de acercarse a ellas. En aquel entonces, su abogado afirmó que Harada había cortado las llantas de las mujeres al menos 1000 veces.

Los medios locales informaron que en 2013, Yoshito Harada logró evitar la pena de cárcel por sus reiterados cortes de neumáticos, al compensar a las pocas víctimas que se presentaron con 30.000 yenes (USD 279) cada una. También acordó usar un brazalete de rastreo GPS para que sus padres pudieran monitorear su paradero y asegurarse de que no se metiera en problemas.

Pero esquivar la bala una vez no fue suficiente para que Harada cambiara sus formas. En 2016, fue arrestado nuevamente por la policía, luego de que una de sus víctimas llamara a una conocida que también había sufrido el mismo accidente, y había recibido asistencia del mismo hombre de 28 años, solo unos meses antes. Curiosamente, el mismo tipo de coincidencia lo llevó a su arresto original en 2013.