23 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Profesión: Cómo lograr un impacto significativo y con propósito

La motivación no un es cliché profesional ni empresarial, puesto que impacta directamente en todos los niveles de cada persona, y, consecuentemente, en los resultados que se buscan a nivel individual o en cualquier organización.

Si no entendemos esto es cuando perdemos el foco del “para qué”, fundamental para mantenernos motivados a lo largo del tiempo. No una motivación hueca y llena de confeti distractor, sino de un sentido más profundo: motivación con sentido del propósito.

El mundo lo necesita más que nunca. Urgentemente tenemos que elevar el nivel de consciencia individual para que se transforme el resultado colectivo, que es ni más ni menos que la vibración global de todo el mundo.

 

Qué es la motivación con sentido

Estoy convencido de que para poder entender los verdaderos alcances de lo que significa tener un sentido más grande y una visión mayor que el de una sola persona, necesitamos tener en claro qué significa ser un líder, qué ser un auto-líder de mi vida, y cómo cada uno de nosotros puede lograr tener un impacto significativo en otros, más allá del lugar que ocupemos en el organigrama de la sociedad en la que vivimos.

En este sentido, uno de mis maestros, John Maxwell, el autor de un centenar de libros y referente mundial en temas de liderazgo, en su libro “Las 21 Leyes irrefutables del liderazgo” presenta varias ideas que podemos considerar para crear impactos significativos y con propósito.

 

La ley del magnetismo: eres lo que atraes

Algo para tener en cuenta si queremos mantenernos motivados y alcanzar nuevos logros, es que nuestra actitud se refleja y se sostiene por la calidad de las personas que nos rodean. Por eso es crítico poder elegir personas que nos impulsen hacia arriba y no solamente se queden en los peores ismos: victimismo, conformismo o pesimismo.

 

La ley de entrega del poder: sólo los líderes seguros de sí mismos dan poder a los demás

Esta ley que plantea Maxwell se desprende casi de la lógica de la anterior, puesto que sería imposible encontrar personas de alta confianza si no nos rodeamos de ellas primero. Esas personas verán que somos una fuente de influencia positiva, y posiblemente van a buscar obtener los mismos resultados que nosotros si pudimos despertar en ellos el germen de la productividad y de la mejora personal contínua.

Para poder empezar a pasar la antorcha de mano en mano hacia los mejores, no crees fans, sino seguidores del legado. Para esto, es necesario encontrar a personas que entiendan tu propósito, que lo compartan y que busquen replicarlo, de otra forma no vas a encontrar más que obstáculos.

 

La ley del convencimiento: las personas se convencen del líder y luego de la visión general

Esta es otra poderosa ley que John Maxwell nos trae para recordar que los liderazgos tienen que ver con las personas y con lo que cada uno despierta en el otro.

Sería incongruente hablar de buenos líderes, si no pudiésemos al menos identificarnos con algún aspecto que esos mismos líderes proyectan en relación con lo que quieren lograr. Tal vez su forma de comunicar, su empatía, su oratoria, sus decisiones, su llegada. En fin, su espíritu completo.  No importa qué. Cuando aparece un buen líder, los demás por lo general quieren ser como ellos en ciertos aspectos.

 

La ley del sacrificio: un líder debe sacrificarse para progresar

En este punto, aclaro que, desde mi perspectiva personal y profesional, prefiero utilizar la palabra “esfuerzo” a sacrificio. Esto es algo que me ha costado mucho transformar en un estilo de vida enfocado en el hacer, donde a veces se requiere mucho esfuerzo.

Tal como lo plantea mi maestro John Maxwell, esta es una ley fundamental en esta época donde los grandes esfuerzos y la disciplina parecen ir en contrasentido de lo que el ideal millennial les dice a los jóvenes que pueden lograr pero que carece de sentido: “haz lo que te hace feliz y persigue tus sueños”, “viaja cuando quieras”, “hazte rico en un año”, “consigue todo lo que deseas”. Todas esas frases están vacías de sentido para un líder que lleva años comprometido con un sentido más grande que el simple anhelo egoísta.

Y que además sabe que nada de eso se logra sin la disciplina diaria y estable que permita planificar y replicar resultados.

Mientras sigas entregándole tu poder al estado, al banco, al jefe, a cualquier otro, e incluso a un objeto como tu automóvil, estás perdiendo tu poder personal, porque has dejado de asumir tu responsabilidad. Como dice Borja Vilaseca, español y agitador de consciencias, “Emancípate”. Es hora de cortar con esos vínculos de dependencia emocional que controlan tu vida.

Tú puedes valerte por ti mismo. Eres más grande de lo que crees.

De lo que se trata es de tomar responsabilidad por las acciones en el ahora, asumirlas y empezar a hacer los cambios necesarios, aunque sientas que estás haciendo enormes esfuerzos por lograr aquello que deseas. Esto puede aparecer como contradicción, como postergación o como una gran molestia, aunque al final, habrá valido la pena si puedes sostenerte en tu propósito existencial personal y moral.

Y esto empieza por tu metro cuadrado de auto liderazgo. Practica en casa, con tu familia, amigos y compañeros; con los vecinos; y verás cómo estos rasgos trascendentes irán haciéndose más y más visibles en tu sentir y hacer en el mundo.

 

Daniel Colombo
Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; motivador; autor de 21 libros y comunicador profesional.
Es docente del Curso Cómo Hacer Prensa en Periodismo.net.

Web: www.danielcolombo.com
Facebook
: www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube: www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: ar.linkedin.com/in/danielcolombo

Contenido Premium

Lo último