11.3 C
Buenos Aires
lunes 28 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Construyó una montaña rusa para su abuelo de 83 años

El 2020 ciertamente ha sido un año de «altibajos», por lo que parece bastante apropiado que un joven construyera una montaña rusa en el patio de su abuelo.

Elliot Ryan es un estudiante estadounidense de 20 años, a quien en marzo pasado enviaron a casa a causa del COVID-19, por lo que se fue a vivir con sus abuelos, donde pasó el resto del verano. Fue durante el inicio de su estadía cuando decidió convertir un sueño en realidad.

«Realmente comenzó cuando tenía 8 o 9 años, y desde entonces siempre quise construir una montaña rusa», dijo Ryan. «Mi hermano pequeño lo mencionó mientras estábamos en cuarentena y pensé, ‘¿Por qué no’?»

Ryan dijo que se acercó a su abuelo de 83 años para contarle la idea.

«Le pregunté a mi abuelo y me dijo: ‘¿Me lo construirás?’ y dije, ‘claro’ ”, agregó.“Mi abuelo, cuando se pone algo en la cabeza lo hace, y yo quería hacer lo mismo”.

«Ryan decidió concretar un sueño que siempre tuvo, y fue construir una montaña rusa», dijo su abuelo, el Dr. Fred Silverblatt.

Silverblatt es médico en ejercicio en el sur del condado y profesor de medicina en la Universidad de Brown. También es un atleta de triatlón, por lo que la idea de una montaña rusa le parecía increíble.

«Soy un muy joven abuelo de 83 años», dijo Silverblatt. «Pero no hice nada del trabajo. Ryan hizo todo por sí mismo, eso es lo sorprendente».

Ryan construyó la montaña rusa entre abril y agosto. Compró alrededor de USD 1.500 en madera y clavos para armarla, y pasó incontables días y horas afuera construyéndola.

«Estoy estudiando para ser ingeniero civil, pero todavía no lo soy, así que realmente no sabía por dónde empezar», dijo. «Vi muchos videos de YouTube y descubrí cómo hacerlo».

La montaña rusa tiene más de 100 pies de largo y se mueve por gravedad. Ryan dijo que obviamente la probó para asegurarse de que funcionaba correctamente y de manera segura, pero que la primera persona que se subió además de él, fue su abuelo.

«Fue muy emocionante, probablemente más emocionante de lo que esperaba», dijo Silverblatt. «Sentí que cumplí con mi deber de probarlo y montar en la montaña rusa, y no he vuelto a hacerlo desde entonces».

«Fue una locura», dijo Ryan. «Estaba un poco nervioso, podía decir que él estaba un poco nervioso, pero sabía que sería divertido para él y divertido para todos verlo hacerlo».

Ryan dijo que está agradecido por el estímulo de su abuelo para ayudarlo a llevar su proyecto a la perfección.

Contenido Premium

Lo último