28.3 C
Buenos Aires
viernes 27 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Los autoritarios de derecha no son divertidos, según un estudio

Un estudio encontró que los autoritarios de derecha, es decir, las personas que son hostiles a la inconformidad, son considerablemente menos divertidos que las personas que no comparten esa ideología.

El estudio apareció esta semana en la revista Personality and Individual Differences, y analiza los efectos del autoritarismo de derecha (RWA) en la producción del humor. Los autores definen RWA como una combinación de factores como la sumisión a la autoridad, la agresión hacia grupos desviados y marginales, y la adherencia a las normas sociales tradicionales.

Estudios que se remontan a las décadas de 1950 y 1960 ya encontraron que las personas que obtienen una puntuación alta en autoritarismo disfrutan de los chistes que menosprecian a los grupos marginados o de bajo estatus. Asimismo, es menos probable que disfruten los chistes que expresan hostilidad hacia las figuras de autoridad.

Sin embargo, los investigadores saben muy poco sobre los vínculos entre RWA y la producción de humor, es decir, si se les ocurren ideas divertidas propias. Un estudio de 1957 encontró que las personas con puntajes bajos en autoritarismo escribían epígrafes de dibujos animados más divertidos, mientras que un estudio de 1980 apenas encontró correlación.

Pero la evaluación de RWA y la producción de humor han mejorado en las décadas intermedias, lo que llevó a los investigadores a volver a examinar esta cuestión.

Para este estudio, los investigadores reclutaron a 186 adultos de una universidad de Carolina del Norte. La edad promedio de los participantes era de 19 años (aunque tenían entre 18 y 53 años). El 77% eran mujeres étnicamente diversas.

Los investigadores midieron las habilidades de producción de humor de los participantes en varias tareas creativas. A lo largo de estas tareas, las instrucciones los animaban a ser divertidos, a expresarse libremente, y a sentirse cómodos siendo “raros, tontos, irónicos, bizarros o lo que sea”, siempre que sus respuestas fueran divertidas.

En la primera tarea, los participantes generaron epígrafes divertidos para tres dibujos animados. Uno mostraba a un astronauta hablando por un teléfono móvil. Otro mostraba a un rey acostado en el sofá de un psicólogo. El tercero mostraba a dos hombres de negocios, uno con una pistola, de pie sobre un cuerpo en el suelo.

La segunda tarea presentó a los participantes combinaciones de nombres inusuales, como «autobús de cereales» o «banco de yoga», y les pidió que crearan definiciones divertidas para ellos.

La tarea final pidió a los participantes que completaran un escenario peculiar con un remate. Un escenario, por ejemplo, involucró contarle a la gente sobre una comida horrible. Los otros dos escenarios involucraban describir una clase universitaria aburrida y dar feedback sobre el mal canto de un amigo.

Ocho evaluadores independientes calificaron las respuestas en una escala de 3 puntos (nada gracioso, gracioso o gracioso). Los evaluadores no sabían nada sobre los participantes, incluidas sus respuestas sobre otros elementos.

Los investigadores midieron el grado de autoritarismo de derecha de los participantes usando una escala de 15 ítems en la que indicaron cuán fuertemente estaban de acuerdo o en desacuerdo con varias declaraciones. Los ejemplos incluyeron sentencias como»Nuestro país necesita desesperadamente un líder poderoso que hará lo que sea necesario para destruir las formas nuevas y radicales y la pecaminosidad que nos están arruinando», o «Todos deberían tener su propio estilo de vida, creencias religiosas y preferencias sexuales, incluso si los hace diferentes a los demás».

Los investigadores también midieron los rasgos de personalidad de los participantes (utilizando la prueba de personalidad HEXACO-100), y se enfocaron en los rasgos de apertura a la experiencia y conciencia, ya que investigaciones anteriores encontraron que estos rasgos se relacionan tanto con la producción de humor como con el autoritarismo de derecha. Algunas investigaciones, por ejemplo, han vinculado la apertura al pensamiento creativo y al humor. Otros estudios han encontrado que las personas concienzudas se desempeñan peor en tareas de creatividad y humor.

El autoritarismo de derecha tenía una relación negativa significativa con el humor; las personas que puntuaron alto en RWA generaron respuestas que los evaluadores consideraron mucho menos divertidas. La RWA también se correlacionó negativamente con la apertura a la experiencia y positivamente con la conciencia. Como esperaban los investigadores, la franqueza se correlacionó positivamente con la producción de humor, y la conciencia se correlacionó negativamente con ella.

Estos hallazgos, escriben los autores, «sugieren fuertemente que las personas con alto RWA son menos divertidas, definidas como la capacidad de crear ideas divertidas, incluso cuando se controlan los rasgos de personalidad global con vínculos establecidos con RWA, el humor y la creatividad».

Los autores también añaden que sus hallazgos «deben considerarse en el contexto de la muestra, que era joven, estaba inscrita en una universidad y predominantemente femenina», y sugieren que los estudios futuros deberían examinar más de cerca los componentes del autoritarismo de derecha que perjudican la creación del humor. Un posible mecanismo es que el RWA se correlaciona con la rigidez cognitiva y la seriedad, versus la flexibilidad y la alegría.

En resumen, escriben los autores, «los hallazgos sugieren que las personas con alto RWA simplemente no son muy divertidas».

Contenido Premium

Lo último