10.2 C
Buenos Aires
domingo 20 de junio de 2021
Cursos de periodismo

No existe sesgo anti-conservador en las redes sociales, según un nuevo estudio

El argumento frecuente de los republicanos de que las plataformas de redes sociales como Facebook y Twitter tienen un sesgo anti-conservador es «una falsedad sin evidencia confiable que lo respalde», afirman los investigadores de la Universidad de Nueva York en un nuevo estudio que sostiene que las voces de la derecha son en realidad «dominantes» en debates políticos online».

“La afirmación de animosidad anti-conservadora es en sí misma una forma de desinformación: una falsedad sin evidencia confiable que la respalde”, afirma el informe. «Ningún estudio confiable a gran escala ha determinado que el contenido conservador se esté eliminando por razones ideológicas, o que las búsquedas se estén manipulando para favorecer los intereses liberales».

Y sin embargo, esta pequeña gran mentira ha sido alarmantemente efectiva. Una encuesta del Pew Research Center de agosto de 2020 encontró que el 90% de los republicanos y de los independientes de tendencia republicana creen que es al menos algo probable que las empresas de redes sociales censuren intencionalmente los puntos de vista políticos que encuentran objetables.

“Hay una amplia campaña desde la derecha para argumentar que están siendo silenciados o rechazados, y ese espíritu es lo que está ayudando a alimentar el extremismo que estamos viendo en nuestro país en este momento”, dijo el subdirector de derechos humanos de la NYU Stern Center for Business, Paul Barrett sobre los hallazgos del informe. “No podemos permitir que eso sea un punto de debate. No es legítimo. No está respaldado por los hechos «.

El informe, elaborado por el NYU Stern Center for Business and Human Rights, citó evidencia de que las plataformas de redes sociales en realidad han amplificado las voces de derecha de forma algorítmica para llegar a «audiencias sin precedentes», lo que a menudo les da a los conservadores un mayor alcance que a los creadores de contenido liberales o no partidistas.

El informe hace una serie de recomendaciones para las empresas de redes sociales y la administración de Biden para abordar las sospechas de sesgo anti-derecha, incluida la explicación de las acciones de moderación de contenido, permitir a los usuarios elegir entre diferentes algoritmos y crear una nueva Agencia Reguladora Digital dedicada a supervisión de las redes sociales.

Los investigadores también predicen que es poco probable que los conservadores abandonen sitios importantes como Twitter y Facebook debido a sus prejuicios percibidos. A los conservadores les gusta la amplia plataforma que ofrecen esos sitios, dijeron los investigadores, y «parecen disfrutar empuñando el garrote de prejuicios, aunque se basa en distorsiones y falsedades».

El informe analizó datos de múltiples fuentes, incluidos informes anteriores como un estudio de 2020 de Politico, y el Instituto para el Diálogo Estratégico y las empresas de análisis de datos sociales CrowdTangle y NewsWhip. La investigación se basa en herramientas como CrowdTangle y NewsWhip para rastrear la difusión y el alcance del contenido de derecha.

A continuación los hallazgos clave del informe:

  • Afirmar un sesgo anti-conservador en las redes sociales «es en sí mismo una forma de desinformación», concluyeron los investigadores del NYU Stern Center for Business and Human Rights, basándose en un análisis de estudios existentes, análisis de redes sociales y ejemplos anecdóticos de supuestos sesgos anti-conservadores que encontraron «tienden a desmoronarse bajo un examen exhaustivo».
  • El informe desacredita una serie de afirmaciones de la derecha como falsas o basadas en pruebas sin fundamento, como que Twitter «canceló» a los republicanos y bloquea de manera desproporcionada a los usuarios conservadores, o que Google diseñó su motor de búsqueda para ayudar a Joe Biden a ganar las elecciones presidenciales, una alegación basada en un estudio cuyos métodos eran «altamente cuestionables», dijeron los investigadores.
  • Si bien es «indiscutible» que la mayoría de los empleados de las empresas de tecnología son liberales, los investigadores señalaron que la mayoría de las decisiones de moderación de contenido las toman contratistas con sede fuera de EE. UU., y que los ejecutivos que toman decisiones de alto nivel «están decididos a aplacar, en lugar de antagonizar, a la derecha política».
  • La decisión de Twitter y Facebook de prohibir a Donald Trump en los últimos días de su presidencia, que calificó de censura en las redes sociales, fueron «respuestas razonables» a que Trump violara las reglas de las plataformas, argumentó el estudio, y se produjo después de que las empresas le dieran a Trump una advertencia previa.
  • «Las redes sociales jugaron un papel central en la victoria de Trump en 2016», señalaron los investigadores, argumentando que la afirmación de Trump de que las plataformas de redes sociales están predispuestas en su contra «no sobrevive al escrutinio».
  • Los principales republicanos impulsan las afirmaciones de sesgo anti-conservador porque «enardece a parte de la base conservadora», a pesar de que las afirmaciones son falsas, argumentó el informe, y señaló que el argumento sirve como una «herramienta útil para recaudar fondos» para los políticos de derecha.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último