14.2 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Pareja rusa comparte su casa con un puma de montaña

Los gatos se encuentran entre las dos mascotas más comunes en todo el mundo, pero el gato con el que viven Aleksandr y Maria Dmitriev en su pequeño apartamento de un dormitorio, es un poco diferente.

Messi es un puma de 3 años, el segundo felino más grande de América, después del Jaguar. En la naturaleza, se le considera un depredador alfa, pero Messi nació en un zoológico de mascotas, y ha pasado la mayor parte de su vida como un felino doméstico, por lo que básicamente se comporta como un gato demasiado grande, por ahora…

Los Dmitriev son conscientes de que Messi es un depredador que, en algún momento, pondrá a prueba su fuerza para establecer quién está a cargo de la casa, pero han tomado medidas para mantener bajo control su lado salvaje.

Aleksandr y Maria, ambos psicólogos, siempre han amado a los gatos, pero nunca soñaron con compartir su hogar con un puma. Su Sphynx sin pelo, Kira, siempre había sido suficiente para ellos, pero en 2018, cuando escucharon que un puma recién nacido cachorro en el zoológico de mascotas local en Penza necesitaba urgentemente atención médica, no podían quedarse sentados, y decidieron darle a este cachorro enfermo una mejor oportunidad de vida.

La joven pareja sabía que si no rescataban al joven puma, probablemente moriría, pero también sabían que el zoológico no se los iba a dar así nomás. Entonces decidieron comprarlo, y se sorprendieron cuando el zoológico de mascotas realmente aceptó. Trajeron a Messi a casa y lograron cuidarlo para que recuperara la salud, pero no tardaron en darse cuenta de que, si querían retenerlo, tenían que hacer algunos ajustes en su casa.

En su mayor parte, Messi actúa como un gran felino, pero es este tamaño el que plantea algunos problemas. Aleksandr y Maria convirtieron el pasillo del apartamento en el cuartel general del felino, revistiendo las paredes con paneles de bambú que se adaptan mejor a sus afiladas garras, y se pueden reemplazar fácilmente. También trajeron un gran tronco de árbol al que puede trepar, con su propio pequeño escondite en la parte inferior. Pero el lugar favorito de Messi en la casa es la ventana del baño, desde donde puede ver las interminables praderas alrededor del edificio de apartamentos.

Aleksandr y Maria Dmitriev se dieron cuenta rápidamente de que necesitaban una manera de mantener a Messi bajo control si querían vivir juntos en armonía, pero entrenar a un puma no era algo para lo que estuvieran preparados. Afortunadamente, encontraron un adiestrador de perros dispuesto a incluir a su inusual mascota en una de sus clases, y los resultados fueron impresionantes. Messi ahora sigue órdenes básicas como «siéntate», «quédate», «ven» y «no», e incluso caminar con una correa.

El ejercicio es muy importante para el bienestar de Messi, pero en realidad no tiene espacio para ello en el apartamento de los Dmitrievs, y no es como si pudieran dejarlo suelto en el parque local, por lo que el hecho de que haya sido entrenado caminar con una correa es realmente importante.

La experiencia de la pareja con Messi hasta ahora ha sido «increíblemente positiva», pero ambos admiten que vivir con un gran felino tiene sus desafíos. Por un lado, la atención constante significa que no pueden tomar vacaciones, ni siquiera pasar el rato con sus amigos. Un cuidador de gatos para un gato de este tamaño también está fuera de discusión. Luego está la necesidad de carne cruda en la dieta de Messi, que puede costar hasta USD 600 al mes.

El próximo objetivo de Aleksandr y Maria es cambiar su apartamento de una habitación por una casa más grande, donde puedan ofrecerle a Messi el espacio que necesita. Si logran lograr este objetivo, también planean tener un compañero de juegos para su mascota, otro gato grande, con suerte un leopardo.

A juzgar por las fotos más recientes subidas a sus perfiles de redes sociales, los Dmitrievs lograron mudarse a una casa más grande y también consiguieron un nuevo amigo para Messi. Solo que no es un leopardo, sino un guepardo.

Messi se ha convertido en una especie de celebridad en las redes sociales, con un envidiable numero de 1.5 millones de seguidores en Instagram , 1.8 millones de suscriptores en YouTube y muchos más en otras plataformas.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último