14.6 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Desarrollan un detergente para que los astronautas puedan lavar su ropa en el espacio

Procter & Gamble firmó esta semana un acuerdo con la NASA para ayudar en el desarrollo de soluciones de detergente para ropa y desarrollo tecnológico en el espacio.

Según el acuerdo, la NASA puede probar y estudiar las soluciones de limpieza Tide en el espacio. El estudio podría tener implicaciones potenciales en el planeta, como soluciones innovadoras para los desafíos ambientales y de recursos en la Tierra.

Los científicos de P&G y de la NASA crearon un detergente totalmente degradable que limpiará la ropa sin desperdiciar agua. Durante la próxima década, probarán productos para el cuidado de telas, incluidos quitamanchas y toallitas húmedas en la Estación Espacial Internacional, y en misiones a la Luna y Marte.

Más allá de marcar la diferencia para el puñado de astronautas que viajan al espacio, la asociación podría tener mayores implicaciones para los consumidores terrestres. El cambio climático ya ha comenzado a estresar el suministro mundial de agua, desde provocar sequías en algunas regiones, hasta inundaciones en otras. Una cuarta parte de la población mundial se enfrenta a un estrés hídrico “extremadamente alto”, según el Instituto de Recursos Mundiales.

“Los avances científicos siempre comienzan con una aplicación muy limitada, pero cuando lo logremos, la capacidad de usarlo para resolver los problemas actuales en la Tierra será fenomenal”, dijo Shailesh Jejurikar, director ejecutivo de la división de telas y cuidado del hogar de P&G.

El ejecutivo dijo que la NASA se acercó a P&G mientras intentaba resolver los desafíos de limpieza que enfrentan los astronautas en el espacio. Los meses o incluso años que los astronautas pasan fuera de la Tierra significan que sus trajes espaciales y su ropa pueden volverse malolientes y manchados. La ropa tiene que volver a usarse varias veces antes de ser expulsada con otros desechos a la atmósfera, o devuelta a la Tierra como basura.

“En realidad, es un desafío de limpieza extremadamente difícil. Los astronautas, para mantenerse en forma, necesitan hacer ejercicio un par de horas todos los días para controlar su salud”, dijo Jejurikar. “Y si haces ejercicio de dos a tres horas todos los días, sin dudas vas a estar sudoroso”.

Pero su ubicación presenta desafíos únicos para la lavandería, como los cambios en la gravedad y la necesidad de reutilizar cada gota de agua. Jejurikar dijo que, si bien el proceso de innovación de Tide es el mismo de siempre, las restricciones dan forma al enfoque de los esfuerzos del equipo.

Para los científicos del proyecto, los datos existentes y la tecnología de aprendizaje automático han ayudado a comprender lo que probablemente funcionará o no en el espacio. También se pueden imitar algunas condiciones, como la necesidad de reutilizar el agua para beber y la fuerza gravitacional debilitada.

El próximo año, los prototipos de la asociación se someterán a una primera prueba en la Estación Espacial Internacional para ver si los productos se mantienen en condiciones de microgravedad, y qué pasa cuando se exponen a los niveles de radiación del espacio.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último