19.8 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

Una remera negra pintada con algas que bloquea el carbono por 100 años

La moda tiene un problema de sostenibilidad, y la mayoría de las grandes marcas se están moviendo lentamente hacia una forma menos dañina de hacer negocios.

Un buen ejemple es la nueva remera de la marca Vollebak, que debe su color a las algas. A la vez experimento y prenda de vestir, la camiseta Black Algae tiene como objetivo reemplazar los tintes negros comunes.

Resulta que casi todos los artículos negros que poseemos, desde bolígrafos y jeans hasta mochilas y llantas, contienen negro de carbón, que es el pigmento que se usa para hacer que las cosas negras sean negras, y es producido por la combustión parcial de petróleo u otros combustibles fósiles a altas temperaturas.

Hay muchos problemas asociados con el negro de carbón. El proceso de fabricación genera gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera. Y el petróleo pesado necesario para fabricarlo proviene de lugares conocidos como arenas bituminosas (áreas estériles de nuestro planeta que están despojadas de toda vegetación para que el petróleo se pueda extraer del suelo). Y a medida que los ecosistemas se erosionan, se emite más carbono. Razón suficiente para que Vollebak, con sede en Londres, «utilice la ciencia y la tecnología para acelerar el futuro de la ropa», buscando alternativas.

La nueva camiseta de la marca utiliza algas negras, que viven en estanques y crecen absorbiendo la luz solar y el dióxido de carbono. Una célula de alga tiene aproximadamente el mismo tamaño que un pigmento de negro de carbón, y puede volverse del mismo color. Living Ink, que crea el pigmento utilizado por Vollebak, recolecta el subproducto de alga espirulina, que queda de la producción de colorantes alimentarios naturales, y lo calienta para producir un polvo negro. Mezclado con agua, se convierte en tinta de algas negras. La tinta no se puede usar (todavía) para teñir fibras, por lo que Vollebak imprime la tela de su camiseta con color.

El resultado es una camiseta negra (o negruzca) que puede biodegradarse en 12 semanas si se entierra en el suelo. ¿Y el dióxido de carbono que absorbieron esas algas? Está encerrado en la tinta. Una vez que la tela ha desaparecido, la tinta permanece en un estado no tóxico y continúa almacenando emisiones de carbono durante más de 100 años.

La camiseta se venderá por 110 dólares a partir de octubre 2021.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último