lunes 6 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Robot agrícola reemplaza abejas que no pueden polinizar flores

En un campo, las plantas son polinizadas por el viento que sacude las flores, o por las abejas, que vuelan hacia las flores y vibran, liberando el polen al aire. Pero dentro de un invernadero o granja vertical interior, donde no hay abejas ni viento, las plantas necesitan un poco de ayuda, y pronto, esa ayuda llegará a algunos invernaderos en West Virginia en forma de un robot de seis brazos llamado StickBug.

Se trata de un proyecto de la Universidad de West Virginia, con financiación del Departamento de Agricultura de EE. UU., que utilizará algoritmos de visión por computadora para trazar un mapa de los ambientes interiores, y aprender dónde están las flores de las plantas y cuales deben polinizarse. Luego extenderá sus brazos para polinizarlas.

“Potencialmente podría haber una acción coordinada” usando múltiples brazos, dice Yu Gu, profesor de ingeniería en WVU que dirige el equipo que trabaja en este proyecto. «Digamos que, si una flor está detrás de una rama, podría tener un brazo que aleje la rama y otro que la polinice».

Se trata de una acción desafiante desde el punto de vista de la robótica, pero es parte del objetivo del proyecto de cuatro años. «Mucho de esto es tanto para el avance de la robótica como para mejorar la agricultura», dice Gu. El proyecto recibió USD 750.000 en fondos del Departamento de Agricultura, a través de la Iniciativa Nacional de Robótica.

El proyecto abordará algunos de los mayores desafíos robóticos con la polinización, como acelerar el proceso para que pueda cumplir con los requisitos de producción. StickBug también trabajará con productores, que pueden no tener conocimientos especializados sobre robots. Gu y su equipo quieren desarrollar un robot de bajo costo que los productores puedan aceptar fácilmente en su proceso.

Hay algunas razones por las que los productores pueden necesitar un robot que los ayude a polinizar sus cultivos. Uno es el declive de las abejas, que actualmente luchan frente al desorden del colapso de las colonias, los pesticidas, y el cambio climático. Pero también hay ciertos lugares que no les gustan a las abejas, o lugares donde realmente no pueden existir. «Existe una preocupación por la escasez de abejas, que es real», dice Gu, y agrega, «hay muchos entornos agrícolas que no son amigables para las abejas», como las cámaras de crecimiento o el mundo en crecimiento de la agricultura vertical de interior. Esos no son lugares diseñados para que las abejas vivan felices, por lo que esperamos abordar esos entornos».

Gu considera que los polinizadores robóticos y los insectos serán vitales para los productores en el futuro, según el entorno o la época del año. “No estamos interesados ​​en quitarles el trabajo a las abejas, y queremos que ellas sean felices”, dice. “Pero también hay espacio para la innovación tecnológica. Pueden coexistir, y todos pueden aportar beneficios a la sociedad”.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último