sábado 21 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Recuerdos de los «Don Segundo Sombra»

Ey comediantes profesionales ¡estén atentos! A partir de ahora, tienen que asegurarse de que sus chistes no ofenden a la gente. Especialmente a las personas extremadamente atractivas, famosas y exorbitantemente ricas.
Richard Marx

A propósito de la cachetada de Will Smith a Chris Rock, algunas historias de famosos argentinos ofendidos por un premio

En la era del meme, los embolantes Premios Oscar resucitaron de un sopapo. Y aunque la Academia condenó tibiamente la agresión de Will Smith hacia un humorista que estaba sobre el escenario haciendo su trabajo, no descartemos que se deleite por lo bajo con esta publicidad gratuita que todavía tiene mucha tela para cortar y sin dudas se va a extender a las bromas de la edición del año próximo.

Paradójicamente con menos escándalo, un día antes se entregaron los antiOscar a lo peor del cine en total normalidad. Los Razzies, que premian a peores actores, actrices y películas desde 1981, suelen tomarse con humor y resignación por los «ganadores».

Inspirados en ese premio legendario, entre 1997 y 2008 organizamos en este sitio los Premios «Don Segundo Sombra» a lo peor de la tv argentina. La contracara de los «Martín Fierro». Cada año proponíamos candidatos a peor actor, actriz, conductor, conductora y programa. Además había una categoría especial: «bochorno del año». Una vez armadas las ternas, el público votaba.

Recordemos que todo esto pasaba en una época sin redes sociales, por lo que la promoción se hacía desde los medios tradicionales. Fue muy llamativo para nosotros la repercusión que tuvo un antipremio bastante ácido impulsado por un sitio chico, pero diarios, revistas y programas de chimentos se ocupaban cada año de comunicar los ternados y llamar a votar.

Tal vez por esa exposición, empezamos a recibir feedback de los nominados. Nada equivalente a los dedos del marido de Jada Pinkett en nuestras mejillas. Lo más cercano fue Baby Etchecopar, tras enterarse que habíamos elegido a su ficción «Contrafuego» y a él como peor programa y actor. El conductor declaró entonces «tengo listo un bate de béisbol para cuando me cruce con estos muchachos». Muy Baby todo.

Otro actor, que también es cantante, candidato por su chirriante interpretación, consiguió mi teléfono al saberse nominado:

– Diego, te voy a pedir que borres mi nombre de entre los candidatos
– Ningun problema, te saco, pero explico públicamente los motivos

El nombre quedó. Y perdió. Había peores.

Aparte de los nominados, otros ofendidos con el concurso nos castigaron. APTRA, como no podía impedir que los parodiáramos, nos mandó una carta documento conminándonos a retirar nuestra estatuilla, un Martín Fierro intervenido:

También el Concejo Deliberante de San Antonio de Areco repudió el premio por considerar «un acto de inmensa bajeza cultural» el hecho de relacionar a Don Segundo Sombra —el personaje del escritor Ricardo Güiraldes— con lo peor de la tele. Y sus pares de Coronda nos declararon «personas non-gratas» a mi hermano Esteban y a mí. Todavía no visité ninguno de los dos lugares.

Por suerte, también hubo gente a la que no le importó: Roberto Giordano estuvo nominado cada año como peor conductor por sus desfiles y siempre ganaba, pero no se quejó nunca.

En 2006 Maradona fue propuesto como peor conductor por «La Noche del 10» y la noticia recorrió los medios de literalmente todo el mundo. Veíamos artículos escritos en alemán o en danés en los que se distinguían las palabras «Maradona» y «Don Segundo Sombra». Maradona tampoco dijo nada.

Ese mismo año fue nominado Carlos Salvador Bilardo. Su incursión en la actuación en el programa de ficción «Lo de Bilardo» no habia sido muy profesional. Lejos de amenazar o ignorar, Bilardo se dedicó a hacer campaña para que sus fans lo votaran: «no quiero perder ni a la bolita», repetía frente al micrófono de su programa en radio La Red y advertía, «¡si gano, quiero recibir el premio eh!». Hace poco recordaron el episodio en su miniserie:

Y Bilardo ganó, como corresponde. Coordinamos para entregarle su estatuilla «de madera» (cuac!) en la radio. Lamentablemente ese día murió uno de sus mejores amigos y la entrega se suspendió indefinidamente. Tal vez no sea demasiado tarde para llevársela. Sería la lección perfecta para su colega en la actuación Will Smith y su «bochorno del año»: el mejor antídoto contra el humor, es el humor.

Diego Rottman
Diego Rottmanhttps://www.malaspalabras.com/
Diego Rottman es Licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires. Director de la agencia DataPress Multimedia y del portal argentino Periodismo.com. Es autor con Jorge Bernárdez de dos libros sobre periodismo y medios: «Ni yanquis ni marxistas, humoristas» (Editorial de Belgrano) y «La Rebeldía Pop» (Planeta). En 1997 publican la primera novela argentina en Internet, «Vida de Averchenko». Como director de la agencia DataPress Multimedia ha realizado desde 1994 trabajos periodísticos especialmente orientados a gráfica impresa e Internet.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último