jueves 30 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Tomarse una pausa de las redes sociales puede mejorar la salud mental

Dejar de utilizar las redes sociales durante una semana podría suponer una mejora significativa en el bienestar, depresión y ansiedad, y en el futuro podría recomendarse como forma de ayudar a las personas a gestionar su salud mental, según los autores de un nuevo estudio.

El estudio, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Bath (Reino Unido), estudió los efectos sobre la salud mental de una semana de descanso de las redes sociales. Para algunos de los participantes en el estudio, esto significó liberar unas nueve horas de su semana que, de otro modo, habrían dedicado a desplazarse por Instagram, Facebook, Twitter y TikTok.

Los resultados sugieren que una sola semana de descanso de las redes sociales mejoró el nivel general de bienestar de los individuos y redujo los síntomas de depresión y ansiedad.

Para el estudio, los investigadores asignaron aleatoriamente a 154 personas de entre 18 y 72 años que utilizaban las redes sociales a diario a un grupo de intervención, en el que se les pidió que dejaran de utilizar todas las redes sociales durante una semana, o a un grupo de control, en el que podían seguir usando las redes normalmente. Al principio del estudio, se tomaron las puntuaciones iniciales de ansiedad, depresión y bienestar.

Los participantes informaron de que pasaban una media de 8 horas a la semana en las redes sociales al inicio del estudio. Una semana después, los participantes a los que se les pidió que se tomaran un descanso de una semana presentaron mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad que los que siguieron utilizando las redes sociales, lo que sugiere un beneficio a corto plazo.

Los participantes a los que se les pidió que hicieran una pausa de una semana informaron de que utilizaban las redes sociales durante una media de 21 minutos, en comparación con una media de siete horas para los del grupo de control. Las estadísticas de uso de la pantalla se proporcionaron para comprobar que los individuos habían respetado la pausa. El Dr. Jeff Lambert, investigador principal del Departamento de Salud de Bath, explica: «El uso de las redes sociales es tan omnipresente que muchos de nosotros lo hacemos casi sin pensar, desde que nos levantamos hasta que cerramos los ojos por la noche».

«Sabemos que el uso de las redes sociales es enorme y que cada vez hay más preocupación por sus efectos sobre la salud mental, así que con este estudio queríamos ver si simplemente pedir a la gente que se tomara una semana de descanso podía producir beneficios para la salud mental. Muchos de nuestros participantes informaron de los efectos positivos de dejar las redes sociales, con una mejora del estado de ánimo y menos ansiedad en general. Esto sugiere que incluso un pequeño descanso puede tener un impacto», agrega Lambert.

«Por supuesto, las redes sociales forman parte de la vida y, para muchas personas, son una parte indispensable de su identidad y de su forma de interactuar con los demás. Pero si te pasas horas a la semana haciendo scroll y crees que te está afectando negativamente, podría merecer la pena reducir su uso para ver si te ayuda».

El equipo quiere ahora ampliar el estudio para ver si tomar un breve descanso puede ayudar a diferentes poblaciones (por ejemplo, a los más jóvenes o a las personas con problemas de salud física y mental). El equipo también quiere hacer un seguimiento de las personas durante más de una semana, para ver si los beneficios perduran en el tiempo. Si es así, en el futuro, especulan que podría formar parte del conjunto de opciones clínicas utilizadas para ayudar a gestionar la salud mental.

En los últimos 15 años, las redes sociales han revolucionado nuestra forma de comunicarnos, como demuestra el enorme crecimiento que han experimentado las principales plataformas. En el Reino Unido, el número de adultos que utilizan las redes sociales aumentó del 45% en 2011 al 71% en 2021. Entre los jóvenes de 16 a 44 años, nada menos que el 97% utiliza las redes sociales.

Sentirse «decaído» y perder el placer son características fundamentales de la depresión, mientras que la ansiedad se caracteriza por una preocupación excesiva y fuera de control. El bienestar se refiere al nivel de afecto positivo, la satisfacción vital y el sentido de propósito de una persona. Según la organización Mind, uno de cada seis personas experimenta un problema de salud mental común, como la ansiedad y la depresión, en una semana cualquiera.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último