martes 28 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

Las cuatro fuerzas que impactarán el mundo laboral en 2023

Según una investigación, los cambios demográficos, las elecciones individuales, la adopción de la tecnología y los impulsores competitivos serán los cuatro ejes clave que impactarán el mundo laboral durante 2023.

Una investigación anual de tendencias de la fuerza laboral, realizada por la empresa de capital humano ManpowerGroup concluyo que habrá cuatro grandes fuerzas compuestas a su vez por 14 tendencias fundamentales que tendrán un gran impacto en el futuro del mercado laboral mundial.

4 fuerzas y 14 tendencias del mundo laboral en 2023
4 fuerzas y 14 tendencias del mundo laboral en 2023 (clic para ampliar)

La primera de ellas se centra en los cambios demográficos. La escasez de talento y de habilidades se está concentrando en los sectores en crecimiento y más colaboradores de la Generación Z están exigiendo cada vez más que sus empleadores tengan un propósito claro y tomen cartas en asuntos como diversidad, equidad, inclusión y pertenencia (DEIP), cambio climático y hasta el movimiento LGBTIQ+. En este sentido, el desafío de las empresas será crear empleo “Neto positivo”: ampliando la DEIP, aumentando la empleabilidad individual y brindando a los trabajadores un mayor control de su prosperidad para que puedan sentirse seguros de que tienen las habilidades para hoy y mañana.

Además, para hacer frente a la escasez de mano de obra, los empleadores tendrán que buscar talento en fuentes desaprovechadas, como las personas que se hayan jubilado y quieran reinsertarse en el mercado laboral o candidatos con habilidades y experiencia que aún no hayan alcanzado un título universitario.

La segunda pone el foco en la elección individual. La pandemia provocó un cambio de paradigma en la forma en que las personas equilibran su vida laboral y personal. De hecho, para el 81% de los colaboradores haber vivido ese proceso ha afectado su forma de pensar sobre el trabajo y el 31% aceptaría otro puesto con una mejor combinación de trabajo y estilo de vida. Asimismo, las mujeres quieren un trabajo que funcione para ellas. Bajo este contexto, la investigación indica que las organizaciones deberán ofrecerles a todo el personal flexibilidad, equidad salarial y capacitación avanzada para desarrollar sus carreras.

La tercera fuerza está enfocada en la adopción tecnológica. A medida que las organizaciones continúen invirtiendo en tecnología, la demanda de habilidades digitales seguirá creciendo. Según el estudio, para 2025 habrá 149 millones de nuevos trabajos digitales y el 50% de la nómina de personal necesitará volver a capacitarse. Por eso, para maximizar el retorno de la inversión, los empleadores tendrán que fomentar las habilidades digitales desde adentro mientras buscan talento externo.

Otro de los desafíos que plantea la investigación es que las compañías utilicen el poder de la tecnología para re-humanizar el lugar de trabajo. Es decir, que las personas mejoren sus habilidades humanas, ya que son las más difíciles de encontrar. En esta línea, más trabajadores piensan que las habilidades de colaboración (83%), resolución de problemas (82%) y confiabilidad (82%) son importantes para realizar bien su trabajo y ser eficientes (76%).

La cuarta hace referencia a los impulsores competitivos. Para hacer frente a la actual incertidumbre económica y geopolítica, las empresas deberán gestionar el riesgo y construir resiliencia. El acceso al talento altamente calificado es una clara ventaja competitiva. Por ello, las compañías tendrán que ampliar la búsqueda a otros países y navegar por nuevos mercados que les permitirán competir de manera proactiva y creativa. De acuerdo con la investigación, el 90% de las empresas planean invertir en instalaciones de fabricación en su localidad o el extranjero para reducir el riesgo de las cadenas de suministro con medios alternativos.

El estudio completo, llamado «La nueva era del potencial humano» puede leerse aquí.

Lo último