martes 28 de mayo de 2024
Lo mejor de los medios

La campaña para que las personas con sobrepeso también disfruten de la playa

La empresa Dove se ha instalado en las playas de Río de Janeiro. ¿Su objetivo? Hacer que la diversión veraniega sea accesible para todos. Una encuesta realizada por la marca reveló que el 50% de las personas con discapacidad y el 42% de las personas con sobrepeso habían dejado de ir a la playa por falta de servicios que les permitieran estar cómodos mientras disfrutaban de un día junto al mar. Entre las personas de mayor peso, el 20% señalaba el problema de no caber en las sillas de playa.

Así que Dove trabajó con la agencia creativa Soko para rediseñar la silla de playa plegable estándar y convertirla en una más grande, resistente y segura para las personas con cuerpos más corpulentos. Estas sillas se prestan gratuitamente en las playas de de Río de Janeiro. En una de ellas también hay sillas para discapacitados.

La campaña de Dove en la playa se enmarca en su campaña para que las personas se sientan cómodas en su propia piel; la marca quiere que más personas puedan disfrutar de la playa y «encontrar su lugar bajo el sol».

Además de cuestiones prácticas, como sillas inadecuadas, la playa se asocia a menudo con una imagen corporal idealizada. Y eso puede resultar intimidatorio o directamente inaccesible para las personas que no se ajustan a esas normas. Dado que muchas marcas han contribuido a crear nociones excluyentes sobre quién debe ir a la playa, ahora tienen la oportunidad de enmendarlas. Ya sea colaborando con las administraciones locales para que sus lugares favoritos sean accesibles para todos, organizando eventos deportivos con equipos adaptados o formando al personal en materia de inclusión.

Dove quiere crear «um verão democrático de verdade», un verano verdaderamente democrático. Abundan las oportunidades para extenderlo a un otoño igualitario, un invierno imparcial y una primavera equitativa.

Vía

Lo último