lunes 24 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

Los lugares del cuerpo más y menos dolorosos para hacerse un tatuaje

¿Te gustan los tatuajes? ¿Has pensado en hacerte uno? Si es así, quizás te interese saber cuáles son los lugares del cuerpo más y menos dolorosos para tatuarse.

El dolor que se siente al tatuarse depende de varios factores, como el tamaño y el diseño del tatuaje, la habilidad del tatuador, la tolerancia al dolor de cada persona y la zona del cuerpo elegida. En general, las zonas más dolorosas son aquellas que tienen más terminaciones nerviosas, menos grasa o músculo y más hueso. Por el contrario, las zonas menos dolorosas son las que tienen menos terminaciones nerviosas, más grasa o músculo y menos hueso.

Según esta lógica, los lugares del cuerpo más dolorosos para tatuarse son:

– La cabeza: es una zona muy sensible y expuesta, con muchos nervios y huesos. Además, el sonido de la aguja puede resultar muy molesto cerca de los oídos.
– La cara: al igual que la cabeza, tiene muchos nervios y huesos, y además implica un riesgo de infección o cicatrización más alto. También puede afectar a la expresión facial o al aspecto estético.
– El cuello: es una zona muy delicada y con poca protección. El dolor puede irradiarse a la cabeza o a los hombros, y puede dificultar el movimiento o la respiración.
– Las costillas: es una zona con poca grasa y mucho hueso, lo que hace que el contacto con la aguja sea más intenso. Además, el movimiento de la respiración puede interferir con el trabajo del tatuador o aumentar el sangrado.
– Los pezones: son una zona muy erógena y con muchas terminaciones nerviosas. El dolor puede ser muy agudo y provocar náuseas o mareos. Además, hay que tener cuidado con la higiene y la cicatrización.
– Los genitales: son otra zona muy erógena y sensible, con riesgo de infección o daño permanente. El dolor puede ser insoportable y afectar a la función sexual o reproductiva.
– Los pies: son una zona con muchos nervios y huesos, especialmente en los dedos y el empeine. El dolor puede ser punzante y dificultar el caminar o el calzado.

Por otro lado, los lugares del cuerpo menos dolorosos para tatuarse son:

– Los brazos: son una zona con bastante grasa y músculo, lo que amortigua el impacto de la aguja. Además, son una zona fácil de acceder y de cuidar.
– Las piernas: al igual que los brazos, tienen bastante grasa y músculo, y son una zona accesible y cómoda. El dolor puede variar según la parte de la pierna, siendo más intenso en las rodillas o los tobillos.
– La espalda: es una zona con mucha superficie y poco hueso, lo que permite hacer diseños grandes y elaborados. El dolor puede ser menor si se evitan las zonas cercanas a la columna o a las escápulas.
– El pecho: es una zona con bastante grasa y músculo, especialmente en los hombres. El dolor puede ser moderado si se evitan los pezones o el esternón.
– El abdomen: es una zona con bastante grasa y poca sensibilidad. El dolor puede ser leve si se evitan el ombligo o las costillas.

Esto no significa que debas elegir tu tatuaje solo en función del dolor. Lo más importante es que te guste el diseño, que te sientas cómodo con él y que lo hagas con un profesional cualificado y en condiciones higiénicas. Recuerda que un tatuaje es algo permanente y que debes cuidarlo bien para evitar complicaciones. Y si tienes alguna duda o consulta, no dudes en preguntar a tu tatuador de confianza.

Lo último