jueves 29 de febrero de 2024
Cursos de periodismo

El cemento ecológico que podría cambiar la industria de la construcción

El hormigón es la segunda sustancia más consumida del mundo, sólo por detrás del agua, y su popularidad se debe a sus extraordinarias características como material de construcción: resistencia, durabilidad, versatilidad y economía. Sin embargo, tiene un alto coste medioambiental: la empresa británica Cemfree señala que este material omnipresente representa actualmente en torno al 25% del «carbono incorporado» de la construcción en el Reino Unido, es decir, las emisiones de carbono asociadas a los materiales y procesos de construcción.

Para hacer frente al impacto climático del hormigón, Cemfree utiliza un material cementoso activado con álcalis (AACM) patentado que sustituye completamente al cemento Portland (OPC) en las mezclas de hormigón. Normalmente, el OPC se utiliza para unir los demás ingredientes del hormigón, como la arena y los áridos, y es el principal componente que determina las propiedades generales de la infraestructura de hormigón.

Sin embargo, a pesar de su utilidad, la producción de OPC es increíblemente intensiva en energía. Para fabricar OPC, la piedra caliza se calienta a temperaturas de hasta 1.450 grados centígrados en enormes hornos, lo que supone la emisión de aproximadamente un kilogramo de CO2 por cada kilogramo de cemento.

El aglutinante AACM de Cemfree activa materiales «puzolánicos» -materiales que adquieren características similares al cemento mediante reacciones químicas- como la escoria granulada de alto horno (GGBS) y la ceniza volante pulverizada (PFA). Ambas sustancias son residuos, la primera de la siderurgia y la segunda de la combustión del carbón. El aglutinante de la empresa reacciona con la GGBS para formar una masa sólida comparable al OPC y que, por tanto, puede sustituirlo.

Los materiales de la empresa ya se han utilizado en una amplia gama de proyectos, desde una estación de ferrocarril hasta la Thames Tideway.

Vía

- Publicidad -

Lo último