viernes 12 de abril de 2024
Cursos de periodismo

La ONG que compra terrenos para salvar a los bosques

Los bosques limitan el calentamiento global, generan precipitaciones, garantizan nuestro acceso al agua dulce y purifican el aire que respiramos. Sin embargo, siguen siendo arrasados o fragmentados para dar paso a los monocultivos o a la urbanización. La idea de que todo lo que tenemos que hacer es plantar árboles para compensar esta destrucción es perniciosa, porque nos lleva a creer que podemos aceptar la destrucción de los bosques porque tenemos el poder de devolverles la vida. Plantar árboles es necesario, pero ni mucho menos suficiente. La reforestación recrea una pequeña parte de la vida destruida, y tendrá un efecto sobre el clima dentro de unas décadas.

La forma más urgente y eficaz de actuar es preservar los bosques del mundo, que siguen intactos y de los que desaparecería para siempre una parte inestimable de la biodiversidad si los dañáramos.

Este es el argumento de Green Sanctuaries, una ONG que centra su atención en preservar los bosques que aún están intactos. Esta organización francesa pone en contacto a donantes con bosques y comunidades que necesitan ayuda. La organización supervisa proyectos en todo el mundo, incluidos ecosistemas forestales en Ecuador, Zimbabue y Namibia especialmente importantes para la biodiversidad mundial. Las empresas pueden participar donando dinero, tiempo y equipos. Los particulares pueden contribuir económicamente mediante una donación única o una donación mensual periódica.

El equipo de Green Sanctuaries cuenta con una red mundial de «vigilantes forestales», expertos en biodiversidad que identifican las parcelas más valiosas de terrenos forestales en manos privadas. Una vez que se confirma que una parcela está en peligro, Green Sanctuaries intenta comprar o alquilar a largo plazo la mayor parte posible.

Una vez transferida la propiedad, la organización colabora estrechamente con las comunidades locales para diseñar y aplicar estrategias de gestión a largo plazo que incluyen el acceso al agua, la creación de puestos de trabajo para la conservación y la apertura del bosque a proyectos de investigación. En algunas zonas, el equipo de la ONG también ayuda a las comunidades locales e indígenas a proteger la tierra de los contaminantes vecinos, como las escorrentías de las explotaciones industriales.

Los bosques del mundo son espacios tan ricos en biodiversidad que sólo en uno de los proyectos de Green Sanctuaries, un hábitat de 3.500 hectáreas, se protegen más de 100.000 especies de insectos, unas 200 especies de anfibios y reptiles, y 550 especies de aves, al tiempo que se proporciona un espacio vital para el tapir, especie en peligro de extinción.

 

- Publicidad -

Lo último