sábado 22 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

El sorprendente puente móvil que permite pavimentar calles sin detener el tráfico

Los atascos son un mal necesario cuando se trata del mantenimiento de la vía pública y, a pesar de los esfuerzos de los expertos por encontrar una solución a este problema logístico, los automovilistas siguen teniendo que lidiar con ellos cada vez que es necesario realizar obras.

Sin embargo, la Oficina Federal de Carreteras de Suiza podría haber dado con una solución lo bastante ingeniosa como para revolucionar la pavimentación. Se trata del puente Astra, un puente móvil de 257 metros de longitud que permite al tráfico pasar por encima de tramos de carretera mientras se repara la infraestructura por debajo.

A simple vista podría parecer un concepto tan sencillo que uno casi se pregunta por qué los ingenieros han tardado tanto en inventarlo, pero hay una razón por la que el puente Astra es el primero de su clase: no es tan simple como parece.

El director del proyecto Astra Bridge, Jürg Merian, se inspiró en una rampa elevada que vio en Austria hace más de una década. El artilugio modular había sido construido por la empresa Waagner Biro para la oficina nacional de carreteras del país, Asfinag, y constaba de varias partes que podían colocarse sobre tramos de carretera, permitiendo el paso de coches mientras los trabajadores realizaban reparaciones por debajo. Suiza acabó encargando una de estas rampas, pero Merian no quedó del todo satisfecho.

La rampa era muy útil, pero tenía serias desventajas. En primer lugar, no era móvil, por lo que trasladar los módulos de un lugar a otro no era nada sencillo, y las condiciones de trabajo para las personas que se encontraban bajo ella eran muy malas. El espacio bajo la rampa era de sólo 1,6 metros, por lo que los trabajadores más altos tenían que vigilar sus cabezas en todo momento, y el ruido de la carretera medido en ese espacio superaba a veces los 100 decibelios.

Jürg Merian se propuso mejorar ese concepto de rampa elevada, algo que le llevó muchos años e incluso algunos intentos fallidos. La nueva versión tiene una pendiente de rampa drásticamente reducida del 1,25 por ciento, frente a la anterior (6,1 por ciento), lo que facilita circular por ella a la velocidad recomendada de 60 km/h.

El Puente Astra lleva ya algún tiempo utilizándose en la comuna Recherswil, en el cantón de Soleura, sin apenas atascos. Aún no es perfecto, ya que muchos automovilistas no esperan que un puente de 257 metros de largo aparezca en medio de la autopista y reducen la velocidad más de lo necesario, mientras que otros que circulan por los carriles adyacentes hacen lo mismo sólo para mirar embobados el puente Astra y a los trabajadores que hay debajo. Aun así, el puente móvil se considera un éxito.

Además de evitar atascos y retenciones, el puente Astra protege a los obreros del sol y la lluvia y les evita tener que trabajar de noche, cuando el tráfico rodado es más ligero.

El Puente Astra tiene que montarse en la carretera que hay que pavimentar, y luego remolcarse a una velocidad de 0,5 km/h de un segmento al siguiente. Hay un aspecto negativo que es que los obreros sólo consiguen pavimentar la mitad de la superficie que normalmente pavimentarían si el segmento de carretera estuviera cerrado, pero la Oficina Federal de Carreteras de Suiza considera que las ventajas de utilizar el Puente Astra superan a los inconvenientes.

Países como Noruega, Alemania y los Países Bajos ya han manifestado su interés por esta tecnología.

En este video puede verse al puente en acción:

 

 

Lo último