sábado 15 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

Aumenta la evidencia que vincula el mayor riesgo de cáncer de ovario con ciertos productos de higiene íntima

El empleo frecuente y prolongado de talco en la zona genital femenina incrementaría el riesgo de padecer cáncer de ovario, especialmente cuando se utiliza durante etapas de mayor actividad hormonal y reproductiva.

El artículo publicado en la revista Journal of Clinical Oncology analiza la relación entre el uso de productos de higiene íntima, específicamente el talco genital, con el riesgo de padecer cáncer de ovario y otros hormono-dependientes. El objetivo principal fue examinar esta asociación, corrigiendo posibles sesgos como el de recuerdo y la mala clasificación de la exposición.

La investigación incluyó a 50.884 mujeres del Estudio de Hermanas (Sister’s Study), una cohorte en la que todas las participantes tenían una hermana diagnosticada con cáncer de mama, brindando una perspectiva única sobre la predisposición genética a los cánceres hormono-dependientes. Los datos sobre el uso de talco genital y duchas vaginales fueron recolectados al inicio del estudio y en un seguimiento posterior.

Vínculo consistente

Tras ajustar los modelos por posibles sesgos de clasificación errónea, los hallazgos demostraron una asociación positiva consistente entre el uso de talco genital con el mayor riesgo de cáncer de ovario, especialmente en las mujeres que usaban talco con frecuencia o durante períodos de cambios hormonales significativos o actividad reproductiva.
Si bien es posible que el sesgo de recuerdo diferencial haya amplificado las estimaciones, los investigadores encontraron que incluso después de corregir los datos, los riesgos relativos se mantuvieron por encima de 1,0. Por ejemplo, cuando se reasignó el estatus de exposición al 25% de los casos expuestos y al 10% de los no casos sin exposición, el riesgo relativo fue de 1,40 (IC 95%: 1,04-1,89).

El resultado coincide con la literatura anterior que también sugiere un aumento en el riesgo de cáncer de ovario asociado al uso de talco en la zona genital, particularmente cuando el uso comienza a edades tempranas.

Aunque los mecanismos biológicos involucrados aún no están del todo claros, se cree que las partículas de talco depositadas en la zona genital se trasladarían hacia las trompas de Falopio y ovarios, provocando una reacción inflamatoria crónica que al cabo del tiempo derivaría en un proceso de carcinogénesis.

Otros hallazgos

Pese a no haberse encontrado asociaciones significativas entre el uso de talco genital y el riesgo de cáncer de mama o cáncer de útero, el uso frecuente de duchas vaginales y su práctica durante la juventud mostraron una posible relación con un mayor riesgo de cáncer de ovario. El hallazgo justifica una investigación más profunda.

Los investigadores recomiendan un examen continuo de los compuestos químicos específicos presentes en los productos de higiene íntima que podrían influir en el riesgo de cáncer. Asimismo, instan a replicar estos hallazgos en diferentes poblaciones para fortalecer la evidencia.

Los resultados contribuyen a la creciente evidencia que vincula ciertos productos de cuidado íntimo, en particular el talco genital, con un mayor riesgo de cáncer de ovario, aunque todavía se requieren más investigaciones al respecto.

La evidencia se suma a los numerosos estudios que sugieren que el crecimiento de la incidencia especialmente se verifica en las usuarias frecuentes y en quienes los utilizan entre los 20 y 30 años de edad.

La mejor comprensión del vínculo así como los posibles mecanismos biológicos subyacentes, permitiría encontrar la clave para definir las estrategias de prevención necesarias para el abordaje de este importante problema de salud femenina.

Vía

Lo último