Interesante

No pagar intereses de más al comprar con tarjeta de crédito

Durante el mes de enero, como consecuencia de la devaluación del peso, las tasas de interés bancarias aumentaron. ¿Debería impactar esto en el día a día de una persona común? ¿Dónde podré ver la suba de tasas, y qué cuidados nuevos debo tomar?

En este artículo se hace foco en cómo utilizar eficientemente nuestro dinero, en caso que necesitemos financiar nuestros consumos. ¿Cuánto costaría una compra en cuotas con interés? ¿Conviene pagar en una cuota y financiar los saldos? ¿Conviene sacar un préstamo personal para cancelar deudas con la tarjeta de crédito? ¿Es mejor pagar con la cuenta corriente usando el acuerdo de descubierto con el banco?


A continuación se explicarán de las formas más convenientes a menos convenientes para financiar los gastos con tarjeta de crédito:

1.- Pago de una compra en cuotas sin interés

Para poder acceder debe utilizarse algún tipo de promoción que tenga una tarjeta o un banco con algún comercio particular o un rubro. Las cuotas sin interés, que llegaron a ser hasta 18 cuotas sin interés antes de la devaluación y suba de tasas, son la mejor opción.

Con costo financiero total (CFT) – la suma de gastos y comisiones asociadas a una financiación, incluyendo intereses – de aproximadamente 3%, permite que el aumento de sueldo asociado a períodos de inflación haga que el precio a pagar – cuotas fijas y sin aumento sobre el precio original – implique en realidad un descuento por el pago en cuotas.

Actualmente los bancos y las tarjetas acortaron los plazos de sus promociones, ofreciendo 6 cuotas sin interés, con excepciones de hasta 12 cuotas.

2.- Pago de una compra con tarjeta en cuotas con interés

Cuando no existen promociones, los comercios tienen que pagar un interés cuando venden en cuotas. Por lo general no se hacen cargo de ese interés y lo trasladan al consumidor. Las tasas de interés implícitas en la venta están cercanas al 45% anual para ventas de hasta 6 cuotas, y 50% anual para ventas de 7 a 24 cuotas, de acuerdo a la información oficial brindada por las empresas administradoras de tarjeta de crédito (ver Visa y First Data)

Esto implica que un producto que en una cuota cuesta $1.000, debería venderse a $1.130 en 6 cuotas, a $1.290 en 12 cuotas y a $1.600 en 24 cuotas. El precio queda fijo, pero el cliente se hace cargo de pagar un interés elevado por esa financiación.

Previo al aumento de tasas de interés de enero, por esas mismas ventas debería haberse pagado $1.110, $1.245 o $1.517 respectivamente. Esto implicó un aumento del precio final del 1.8% al 5.5% para la venta en cuotas con interés.

Seguir leyendo Para no pagar intereses de más al comprar con tarjeta