Soluciones

Transforman antejos de niños en gafas protectoras para médicos

En respuesta a la pandemia de COVID-19, la marca de gafas Fitz Frames ha cambiado su enfoque: de hacer lentes para niños, a fabricar gafas protectoras para trabajadores médicos de primera línea en sus instalaciones de fabricación en Ohio, Estados Unidos.

Fitz Frames lanzó recientemente Fitz Protect, una línea de gafas protectoras personalizadas impresas en 3D, diseñadas para ajustarse alrededor de los contornos de la cara del usuario y proporcionar protección contra las microgotas que lleguen a los ojos.

“Hace poco más de un mes, algunos médicos y enfermeras se nos acercaron, y nos preocupaba que realmente tuvieran dificultades para encontrar equipos de protección con receta que funcionaran. Hubo alguna guía de que deberían dejar de usar lentes de contacto si trataban a pacientes COVID-19 positivos”, dijo Gabe Schlumberger, CEO de Fitz Frames.

«En muchos casos, los trabajadores médicos de primera línea usaban lentes estándar con recortes de cartón, y les preocupaba que no los protegiera de las gotas», agregó.

Las gafas Fitz Protect están disponibles con y sin prescripción. Los marcos reutilizables pueden sostenerse en procedimientos esterilizables estándar de hospital.

«Los médicos están haciendo turnos de 12, 18 horas, y los lentes Fitz Protect son ​​mucho más cómodos que las otras opciones que tienen, y funcionan muy bien en conjunto con otros EPP», dijo Schlumberger.

«Usando nuestra aplicación, escaneamos el rostro y luego en nuestras instalaciones podemos imprimir las gafas personalizadas en 3D», dijo.

La aplicación Fitz toma varias miles de mediciones de la cara de un cliente para adaptarse a cada usuario. Y cada par se puede probar virtualmente.

Según Schlumberger, una vez que fue evidente que la impresión 3D podría ayudar a los trabajadores de la salud durante la pandemia de COVID-19, el personal de Fitz Frames votó por unanimidad para cambiar su modelo de negocio.

Schlumberger contó que consultaron con aproximadamente 15 profesionales médicos a nivel nacional que están en la primera línea de la pandemia para obtener su opinión sobre el diseño de las gafas.

“Lo realmente interesante de la impresión 3D y la fabricación aditiva es que puedes cambiar el diseño con cada construcción. Entonces, en el transcurso de 11 días, tuvimos siete iteraciones diferentes que enviamos a las personas durante la noche, y luego recibimos sus comentarios en una llamada telefónica por la mañana y nos adaptamos a los cambios durante el día”, dijo.

«Incluso hemos actualizado el diseño en las tres semanas desde que lo lanzamos, solo haciendo pequeñas mejoras incrementales en el camino», agregó.

Los marcos Fitz Protect cuestan normalmente USD 100, pero Fitz Frames ha recaudado casi USD 80.000 con el objetivo de proporcionarlos de forma gratuita a los profesionales médicos de primera línea que lo necesiten.