Interesante

Qué es la compersión y cómo desarrollar esta gran clave de Inteligencia Emocional

En la vida es muy frecuente sentir celos, ese arrebato de posesión sobre una persona, e incluso de lo que el otro tiene, o, en el fondo, por querer que no posea eso que despierta esa emoción restrictiva (aquí pasaría al terreno de celos combinados envidia).

Por ejemplo, el vivir comparándose con los demás es una de las muestras de celos indirectos, porque la persona no puede definir que se siente celosa en un estado ‘puro’, y, sin embargo, por el efecto de cotejar lo suyo con lo del otro, los vive así. Si se agrega mala intención, aparece la envidia.

Para poder superar estos sentimientos que no nos permiten crecer y evolucionar, existe la compersión, que es exactamente lo opuesto a los celos.

Como una parte de la forma en que puedes ejercitar la Inteligencia Emocional, la compersión es el sentimiento de felicidad genuina y alegría por la felicidad del otro, en un sentido auténtico, íntegro y total, sin condicionamientos.

Sentir felicidad por la felicidad del otro, es ser feliz dos veces.

Si vives con alegría los logros de tu empresa, pareja, tus amigos, el ascenso de un compañero de trabajo, el buen desempeño de tus hijos en ciertas áreas, el éxito de un negocio de otros, estás sintiendo compersión.

Desde otra acepción, la compersión es asociada, asimismo, al mundo de las relaciones afectivas múltiples, donde los distintos integrantes del vínculo se sienten felices por la dicha amorosa compartida entre los demás. Este artículo la aborda como herramienta del desarrollo personal.

Estructura de la compersión

Para profundizar, la compersión se trata de un estado de empatía de felicidad y deleite cuando otro individuo siente felicidad y deleite en un momento de logro, de conquista y de plenitud en toda su expresión.

Es una emoción liberadora de la carga de frustración, decepción, furia y tantas otras de tono restrictivo que proceden de los celos.

En la estructura interna, en términos generales, podemos graficar que la compersión se compone de un 80% de sentir felicidad, alegría y mucha plenitud interna por el logro de los demás, y un 20% por la forma en que este estado interno te sirve como un maestro, como un coach interno, para que tú también puedas mejorar.

Esto define dos dimensiones de la compersión:

  • Una dimensión externa e interna (aproximadamente 80%) donde me deleito por la felicidad que el otro experimenta; con esto puesto en pensamiento, palabra y acción nos beneficiamos ambos. 
  • Una dimensión más interna (aproximadamente 20%) donde me planteo cómo me inspira la felicidad que siento por la felicidad del otro, y de qué forma eso influye en mi propia felicidad; con esto me beneficio en términos de aprendizaje, y, a la vez, elevo mi vibración interna de éxito y felicidad que se extiende en gratitud hacia el otro.
  • En ambas dimensiones, de ida y vuelta, ambas partes se benefician al 100% ya que el 80 + 20% se potencian entre sí.

 

Cómo transformarte en un ser compersivo

Practicar esta emoción virtuosa puede ayudarte a ser más empático, y a abrir un flujo de abundancia, puesto que al reconocer los logros de los demás, tu subconsciente recibe un indicio de que tú también puedes alcanzarlos si te lo propones:

  1. Reconoce los logros de los demás.

Sin dudar en tu mente restrictiva, enfócate en reconocer y honrar todo lo bueno que está viviendo otra persona. Aléjate del resentimiento, de la envidia o de cualquier otra emoción que no te ayude en este proceso.

  1. Felicita explícitamente.

No te lo guardes: muchas personas felicitan “para sus adentros”, es decir, se “comen” la felicitación. La onda expansiva de la compersión es hacia de doble vía, hacia adentro y hacia afuera, para lograr un impacto positivo del 100% en todas las personas involucradas.

  1. Observa tus emociones frente al logro del otro.

Esta herramienta de inteligencia emocional puede incorporar tu diálogo apreciativo interno: qué es lo que pasa por tus emociones, tu mente y tu cuerpo frente a la felicidad del otro. Reconoce lo que sientes, observa y corrige si hay desvíos que no te conducirían a un resultado virtuoso.

  1. Pon una intención positiva para quien está teniendo esos logros, y para ti.

Aquí de lo que se trata es de sostener una atención intencionada positiva acerca de la felicidad de la otra persona; por efecto espejo (naturaleza misma de la empatía) recibirás eso mismo hacia ti. 

  1. Descubre qué puedes aprender del otro, y adaptarlo a tu proceso de crecimiento.

Como he compartido, el eje de la compersión va más allá de sentir felicidad por el otro: puedes incorporar esa experiencia de logro y felicidad para inspirarte, crecer, aprender y avanzar. Así, te colocas humildemente en la posición del aprendiz para darle nuevo vuelo a tu propia felicidad y logros.

 

Daniel Colombo
Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; motivador; autor de 21 libros y comunicador profesional.
Es docente del Curso Cómo Hacer Prensa en Periodismo.net.

Web: www.danielcolombo.com
Facebook
: www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube: www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: ar.linkedin.com/in/danielcolombo