Interesante

Los saqueos en Tucumán desde adentro

«Sabe cómo nos hemos divertido anoche con los changos, don. Vea, si lo hubiéramos hecho la noche anterior, no saqueaban el Chango Más que queda ahí cerca. Todos los vecinos nos hemos puesto de acuerdo. Todos. Yo vivo en el Barrio Diza; bien jodido estuvo ahí. El ferretero nos dio un rollo de alambre y le metimos una barricada a cada cuadra y después cada 50 metros. Le hemos puesto también alambre de poste a poste atravesando la calle para que cuando vengan con la moto les dé en el pecho y los tire . La cagada es que vino un chango del barrio a los pedos, no sabía, y se le ha enterrado el alambre en el cuello, pobre. ¿Sabe que ahí atrás en los monoblocks viven militares? Hemos contado y en un momento teníamos 28 escopetas, tres granadas y bombas de estruendo. Usted en vez de tirar la bomba de estruendo para arriba la tira apuntando a la calle y el escándalo que hace los enloquece y se rajan. Imagínese si les tira una granada en medio de que están saqueando un súper. No deja nada. Capaz que mata como cien personas. Hay dos Chinos ahí cerca. De uno la señora nos ha dado una caja con botellas para que rompamos y pongamos en la barricada. Si llega a pasar la motito le destroza las ruedas. No, en serio, qué fulero que estuvo. Pero no los hemos dejado pasar. Llegaban, les metíamos dos tiros de advertencia a la calle y se iban. Como será, que me contaban que en el Chivero estaban todos preparados porque se venían subiendo los del Sifón y claro, los del Chivero estaban asustados. Por más que sea una villa, mire si los de la otra villa les saquean lo poco que tienen. Había una viejita con nosotros… ¡qué caliente estaba la viejita! “¿A mi edad me van a venir a chorear lo poco que tengo y he juntado con tanto sacrificio? Yo los mato a los delincuentes esos. LOS MATO”. ¿Acá se baja, don? Son 10 con 20. ¿Tiene cambio?»

Seguir leyendo Polaroids de locura argentina – Los Trabajos Prácticos