miércoles 20 de junio
Interesante

¿Por qué necesitan los agentes de la CIA un manual que les diga cómo escribir bien?

Se hizo pública la existencia de un “manual de estilo” de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), donde explica con precisión cómo redactar informes y comunicados. En la elaboración de las pautas de escritura participaron reconocidos lingüistas y escritores.

Desde los autores del clásico libro sobre usos del lenguaje, Elementos de Estilo, William Strunk Jr. y E.B. White, hasta Henry Fowler, Wilson Follett y Jacques Barzun, escritores que también dedicaron parte central de su carrera a estudiar y publicar sobre cuestiones idiomáticas y de redacción, todos han colaborado con la central de inteligencia a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI. El Manual de Estilo y Guía de Escritura para publicaciones de inteligencia, del que la CIA publicó su octava edición en 2013 y recién se conoce de su existencia públicamente, fue publicado online por una ONG hace una semana. ¿Por qué necesitan los agentes de inteligencia un manual que les diga cómo escribir? ¿Cómo influyen esas normas lingüísticas en la política?


El prólogo habla con claridad sobre la intención del libro, que tiene más de 190 páginas: “Una buena información depende en gran medida de la escritura clara y concisa. La CIA reúne la información y el análisis que produce significa poco si no podemos comunicarlo de manera eficaz”.

El texto abarca infinidad de cuestiones desde un enfoque prescriptivo y muy severo al respecto. Según sus propias palabras, promueve una escritura “crujiente y picante” y al mismo tiempo, “desprovista de jerga”. Toma una firme posición contra los títulos falsos e insta a los escritores de inteligencia a colocar “w” minúscula en la guerra de Vietnam (“Vietnam war”) por ser una guerra “no declarada”.

Como cualquier guía de estilo, ya sea de una revista o una agencia del gobierno, ésta refleja los prejuicios y el medio ambiente de sus autores. Los acrónimos relacionados con misiles (ABM, ICBM, IRBM, SAM, SLBM y SRBM) son considerados lo suficientemente conocidos para no tener que explicar sus siglas. Mientras, “Imperialismo de EE.UU.” lleva comillas. Más discordantes son los ejemplos de uso, por lo general extremadamente belicosos.

Para mayor comprensión de cómo la CIA escribe y piensa, podemos ver algunas de las entradas notables del documento de 190 páginas:

– Mantenga el lenguaje fresco y penetrante; es preferible la franqueza al lenguaje pomposo y adornado.

– No desviarse del tema; omitir lo extraño, no importa cuán brillante pueda parecer o incluso ser.

– Por favor, utilizar la voz activa y evitar seguidillas de de polisílabos y frases preposicionales.

– Mantenga las oraciones y párrafos cortos, y varíe la estructura de ambos.

– Ser frugal en el uso de adjetivos y adverbios; dejar que los sustantivos y los verbos muestren su propio poder.

– Evitar el uso de la palabra “sentir”, reemplazar por “calcular” o “estimar”.

Régimen: tiene connotación despectiva y no se debe usar cuando se hace referencia a los gobiernos democráticamente electos o, en general, a los gobiernos amigos de Estados

Mientras: como una conjunción, por lo general tiene relación con el tiempo. “Mientras que el presidente se encontraba fuera del país, el ejército dio un golpe”. Se puede, con discreción, también se puede utilizar en el sentido de si bien o pero. “Mientras que odiaba el uso de la fuerza, reconoció la necesidad de orden”. Evite el uso, mientras que en el sentido de “y”.

Número de: una frase que es demasiado imprecisa en algunos contextos. “Fueron asesinados un número de tropas”. Si usted no sabe cuántos, decir un número desconocido.

Bajas: son las personas heridas, capturadas o desaparecidas en acción, así como los que murieron en la batalla. En la formulación de las estadísticas de siniestros, asegúrese de escribir “muertos o heridos”, no “muertos y heridos”.

No convencional: Se refiere a la alta tecnología en armamento, como los explosivos nucleares.

Afectar, efecto: Afecta como verbo significa influencia, para producir un efecto sobre. (“El golpe en la cabeza afectó la visión de Juan”). Efecto, como verbo, significa llevar a cabo. (“El asaltante efectuó un cambio en la visión de Juan al golpearlo en la cabeza”). Efecto, como sustantivo, se entiende como resultado. (“El efecto del golpe en la cabeza de Juan era borrosa la visión”).

Desinformación, falta de información: Desinformación Se refiere a la plantación deliberada de informes falsos. La falta de información equivale en sentido pero no lleva la misma connotación tortuosa.

W mayúscula en la Guerra de Octubre o la Guerra de los Seis Días, porque cualquiera de los términos en su conjunto es un nombre acuñado para distinguirla, pero en 1973, la guerra de Oriente Medio o la guerra de 1967 entre árabes e israelíes basta con no colocar “W” mayúscula. Evitar el uso de “la guerra de Yom Kipur”, que es coloquial. No va “w” mayúscula en la guerra de Corea, que fue “no declarada”; la misma lógica se aplica a la guerra de las Malvinas, la de Vietnam y a la guerra entre Irán e Irak.

Mundo Libre: es en el mejor de los casos una designación imprecisa. Utilizar sólo en citas.

Los tratados que no fueron ratificados se deberán escribir con minúscula. Por ejemplo, Tratado de París vs tratado de Kyoto.

Vía

 

Dejar un comentario