miércoles 12 de diciembre
Interesante

Las nuevas tecnologías llegan al ciclismo amateur

El uso de bicicletas se ha vuelto muy popular en los últimos años. Desde los estados se promueve su uso a través de políticas públicas, como por ejemplo: creación de bicisendas, oferta de planes de financiación para comprarlas o su uso gratuito dentro de la ciudad. Incluso las marcas de autos han lanzado sus propias líneas de bicis, como es caso de Toyota, Ford y Peugeot. También marcas de alta gama como Ferrari y BMW.


Todo esto ha generado que el mundo de las tecnologías también avance sobre el del ciclismo. Un diseñador búlgaro creó la GiBike, un nuevo modelo de bici plegable que cuenta con un código QR que sirve para localizarla. El joven decidió incluir en cada modelo un código único que ayudará al dueño de la bici a encontrarla si la pierde o si se la roban. Quien la compre solo deberá cargar su perfil en la web con ese código y así podrá acceder a la ubicación de su bicicleta en cualquier momento y lugar.

Su proyecto fue tan bien aceptado que ha sido financiado por una exitosa campaña a través de Kickstarter, una plataforma virtual de crowdfunding, es decir, de financimiento colectivo.

Otro gran invento es la Footloose. Esta bicicleta funciona sin cadenas gracias a un sistema eléctrico que hace girar a las ruedas y que cuenta con una autonomía para hacerlas andar hasta 30 kilómetros. La batería con la que se maneja la bici es de ion de litio y se carga al pedalear. Gracias a unos soportes removibles, la bici puede transformarse en una bicicleta fija y así permitir que pueda ser cargada desde la comodidad del hogar.

Pero esa no es la única característica innovadora que tiene. La Footloose cuenta con varios sensores de terreno que generan que los cambios se modifiquen automáticamente según las condiciones del suelo. Todo el sistema electrónico para configurarla se encuentra sobre el centro del manubrio. Y como es de esperar, también es plegable.

La tecnología también ha pensado en las mamás que den salir con sus bebés a la calle. Por eso se creó la Tagabike, una bici con forma de triciclo invertido que en 20 segundos puede transformarse en un carrito para bebés. Está hecha en aluminio, por lo tanto, no es muy pesada. Además, los movimientos necesarios para convertir la bici en cochechito no requieren fuerza.

Este modelo tiene muchas más funcionalidades, como por ejemplo: la posibilidad de llevar a dos niños gracias a una silla adicional (si no se usa puede ser reemplazada por un canasto), tiene un sillín con cobertura para lluvia y otro con bolsas a los costado, entre otras opciones.

Si bien es difícil de conseguir, por tiendas virtuales, como amazon.com, es posible comprarla.

 

Dejar un comentario