martes 16 de octubre
Interesante

Ejercítate mientras bailas

Todos sabemos que el ejercicio es una parte importante del cuidado de la salud: activar las pulsaciones nos hace sentir que la sangre circula por nuestras venas, nos sentimos más vivos y plenos. Está demostrado que para sostener alguna actividad física y poder disfrutar de todos sus beneficios, ésta debe resultarnos placentera, debe transformarse de “algo qué debemos hacer” en “algo que queremos hacer”.


Hay muchas personas a las que el ejercicio les resulta tedioso. Empiezan por alguna indicación médica alguna actividad típica de gimnasio y a los pocos días van perdiendo la motivación. A la vida de corridas y exigencias le agregan una más y acaban abandonándola. Una solución a esto es encontrar algo que nos guste hacer como puede ser bailar.

Bailar es dejarse llevar por una música y moverse a su ritmo. Nada más… y nada menos. Bailar no es ser técnicos, perfectos, exactos, es dejar que la música despierte una emoción. Bailar es primero emoción, y luego movimiento. Además el baile es trabajo aeróbico ¡que te ayudará a quemar calorías!

Para ejercitarte bailando puedes programarte música por 30 minutos y sin salir de tu casa moverte al compás. Si incluyes giros y saltos éstos ayudan a quemar gran cantidad de energía. Si te animas a hacer de coreógrafa puedes incluir algunos pasos de coordinación que al mantenerte concentrada hará la actividad más llevadera. Puedes terminar tu sesión de baile con ejercicios de estiramiento en el piso para hacer aún más completa la actividad.

Si la improvisación no es lo tuyo y necesitas una guía, puedes utilizar alguna consola de videojuegos. Tanto la Wii, cómo la Playstation tienen esta posibilidad, solo tienes que buscar alguno de los cientos de juegos de baile que estas poseen. También están las alfombras de baile o Pomp it up!, que son económicas y se conectan fácilmente a una PC o al televisor.

Hay muchos gimnasios que proponen actividades como el “Body Jam” que combina varios ritmos musicales armando una sesión de baile entretenida y con un gran gasto de calorías. Puedes elegir algún tipo de danza de tu interés ya sea salsa, ritmos latinos, flamenco, rock and roll o la que más llame tu atención. Estarás cubriendo la necesidad de ejercicio mientras estimulas tus endorfinas.  Al hacer ejercicio realizando algún tipo de danza estamos multiplicando los beneficios de ambas disciplinas y liberando el doble de ésta hormona llamada por los científicos “hormona de la felicidad”.

Estos químicos naturales producen una fuerte analgesia, estimulan los centros de placer del cerebro creando situaciones satisfactorias. Existen varias formas para estimular la producción de endorfinas, lo cierto es que cuando realizamos actividades placenteras aparece en el organismo un mayor flujo de estas hormonas, lo que provoca un cambio en nuestra actitud y nuestro estado de ánimo mejora considerablemente.

Entonces, a no sentirse culpables por no levantar pesas, salir a correr o levantar 100 veces la pierna en una clase de gym localizada. Como reemplazo, puedes elegir cualquiera de estas opciones.. ¡o simplemente  moverte al ritmo de tu música favorita en el living de tu casa!

 

Dejar un comentario