Interesante

¿Puede un chatbot ser un buen terapeuta?

Muchas aplicaciones tienen como objetivo ayudar a los usuarios a manejar su estado mental, desde apps de meditación hasta plataformas más terapéuticas como Joyable. Sin embargo, la mayoría tiene poca investigación científica como soporte. Pero el nuevo chatbot de Facebook Messenger llamado Woebot, que intenta ayudar a las personas con depresión y otros trastornos mentales a través de la educación y el seguimiento de su estado de ánimo, tiene un importante nivel de investigación que lo respalda.


Creado por la ex profesora de la Escuela de Medicina de Stanford  y psicóloga clínica Alison Darcy, Woebot se lanzó hace pocos días, luego de un ensayo controlado aleatorio que mostró que los participantes que utilizaron el bot durante un período de dos semanas tuvieron una reducción significativa (tanto estadística como clínica) de depresión, en comparación con estudiantes dirigidos a un Instituto Nacional de Salud Mental. A pesar de que el tamaño de la muestra para el estudio (publicado en Journal of Medical Internet Research: Mental Health) era pequeña, de cerca de 70 adultos jóvenes que se auto-identifican con la depresión o la ansiedad, el robot fue capaz de reducir los síntomas de una manera significativa.

“Si un psicólogo clínico pudiera hacer eso, estaría encantado”, dice Darcy. Sin embargo, aunque los resultados son prometedores, son todavía preliminares. Sigue siendo necesario repetir el estudio durante más tiempo, y con un mayor número de participantes para verificar y profundizar sus conclusiones.

Las estadísticas sobre la depresión son asombrosas. Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la principal causa de discapacidad, con 300 millones de personas en todo el mundo que sufren de ella, mientras que menos de la mitad de los afectados reciben tratamiento. Pero Darcy cree que la tecnología puede ayudar, incluso si no ha cumplido su promesa hasta el momento. “Estaba tan entusiasmada con la perspectiva de la tecnología democratizando el acceso a la asistencia sanitaria, de la misma forma en que fue la democratización del acceso a la información,” dice ella. “Y aquí estamos, 20 años después”.

Woebot se basa en la terapia cognitivo-conductual (TCC), que fue introducida por primera vez a finales de 1970 y se ha convertido en el modelo psicológico más rigurosamente probado, en comparación con el método de la psicoterapia freudiana. Es esencialmente lo contrario de la psicoterapia: en lugar de hablar acerca de la infancia, la TCC se basa en la idea de que no son los eventos en sí mismos lo que molestan, sino más bien cómo se interpretan los acontecimientos. “No es uno de esos tratamientos en el que entrar y hablar acerca de tu madre”, dice Darcy. “Se trata de lo que estás haciendo día a día que está socavando tu felicidad.”

Un componente central de la TCC es lo que se llama evaluación ecológica momentánea, lo que básicamente significa comprobar periódicamente cómo el humor de una persona está funcionando en diferentes momentos durante el día, y utilizarlo para construir un modelo emocional. Woebot simplemente pone la recopilación de los datos necesarios para este tipo de terapia en un formato de conversación en Facebook Messenger, en lugar de requerirle a la persona que lo escriba en un diario, que Darcy dice, puede ser difícil en base a su experiencia.

A medida que el robot rastrea los datos emocionales, los utiliza para encontrar patrones que pueden escapar a la atención de los seres humanos. Por ejemplo, siempre hay alguien que podría sentirse ansioso el domingo por la noche, y con más energía en un miércoles por la mañana. También hace algunas preguntas clínicas para comprender su estado de ánimo general cuando se empieza, y luego otra vez cada pocas semanas, como una manera de comprobar su progreso. Los registros de entradas y percepciones diarias están emparejados con videos educativos que enseñan al usuario acerca de los principios centrales de la TCC.

Otro elemento importante del diseño del robot es el hecho de que está alojado dentro de Facebook Messenger. Darcy dice que ha recibido feedback positivo como resultado ya que no hay nueva aplicación para descargar y aprender a utilizar. También significa que el bot está ocupando el mismo espacio que los amigos humanos del usuario. Darcy piensa que es una manera de conocer a la gente donde están. Y ya que hay evidencia de que Facebook provoque incremento de los sentimientos de depresión, soledad y ansiedad, piensa que es un lugar perfecto para Woebot. Por supuesto, todavía requiere el uso de una plataforma que puede hacer que algunas personas se sientan peor. Para remediar esto y dar a la gente una opción, Woebot estará disponible como una aplicación independiente en algún momento en el futuro.

Woebot no es un sustituto de la terapia con una persona de la vida real. Pero Darcy piensa que hay algunas ventajas que un robot puede tener para los usuarios. La científica describe su personalidad como una mezcla entre la Rana René, que es compasiva, alegre y abierta acerca de sus sentimientos, y Spock, que es lógico y educado. Esta mezcla amable pero profesional se complementa con sentido del humor, algo que no puede esperarse en la terapia. “Su nombre es Woebot y hace chistes acerca de ser un robot todo el tiempo”, dice Darcy. “Esto hace que la gente deje de estar hipnotizada por la gravedad y la pesadez de sus propios pensamientos. Es casi como el aceite que mantiene la conversación, que mantiene el trabajo en el futuro”.

El nombre Woebot tiene otro propósito además de recordarles a los usuarios que no es humano. También es parte del valor que podría tener para ellos. Se puede contarle cosas que no resultaría cómodo decirle a un amigo o un terapeuta humano. Y Darcy es clara en cuanto a que no hay humanos controlando los mensajes intercambiados, y todos los datos que se utilizan con fines de aprendizaje automático son anónimos. “Woebot no discrimina”, dice la psicóloga. “Así que no sabe que está hablando con su madre cuando habla conmigo.”

Vía