17.8 C
Buenos Aires
lunes 26 de octubre de 2020
Periodismo . com

7 formas de ganarse el respeto de los demás

Todos buscamos sentirnos respetados. Se trata de uno de los derechos fundamentales no solo de las buenas costumbres, sino humanos.

El respeto es una consideración de los demás hacia nosotros que se conquista en base a la confianza que inspiramos en los otros mediante las relaciones que fomentamos y las acciones que realizamos. Sostenidas en el tiempo, validadas por la experiencia y el nivel de desempeño, el respeto se hará presente.

En el ámbito del trabajo se lo confunde a veces con inspirar miedo o un exceso de firmeza. Piensa en la diferencia entre un jefe tradicional que quiere tener a todos bajo su control, versus un nuevo líder más empático y horizontal con su equipo.

El respeto es otra cosa, puesto que no es necesario esforzarse por querer aparentar “ser respetable” para lograrlo ni actuar el rol de malo o de hostigador para lograrlo; sino que, desde el ser auténtico (y lejos de las máscaras del personaje en el que muchos se convierten para convivir con otros), se conquista esta percepción positiva que genera empatía en los demás y se devuelve con ese tipo de consideración hacia quién eres con tu propia forma de ser y de actuar.

 

7 formas de ganarse el respeto de los demás

Hay varias alternativas para que los demás empiecen a sentir respeto por ti. Se trata de un proceso activo que se nutre del intercambio con los demás, y, desde allí, se eslabona en una serie de valores y atributos que puedes poner en práctica cotidianamente. Así, en el tiempo, empezarás a sentirte una persona respetada por quien eres y por tu estilo personal y profesional.

Aquí van estas siete claves para desarrollar el respeto:

  • Ser confiable. Al igual que el respeto, la confianza es la base de toda relación. También se construye en el tiempo, y no hay una fórmula mágica para que los demás confíen en ti. Sin embargo, la clave está en la habilidad de escuchar, responder y cumplir tus promesas y compromisos todo el tiempo.

 

  • Ser una persona auténtica. En un mundo plagado de apariencias, la autenticidad del ser, el expresar de la mejor forma los pensamientos, aunque sean divergentes, y mostrar predisposición, consideración y apoyo, son otras herramientas fundamentales para generar respeto.

 

  • Respeta para que te respeten. Las personas que inspiran miedo generan desconfianza, y por lo tanto, falta de respeto de ellos hacia los demás: y lo que das, vuelve multiplicado. Por lo tanto, una cosa es ser firmes en algunos momentos sin faltar el respeto, y otra muy distinta es conspirar con el miedo como herramienta de sometimiento a los demás.

 

  • Escucha el 80% del tiempo. Las personas que inspiran respeto tienen la habilidad de escucha asertiva, aquella en la que el otro tiene su espacio para expresarse libre de condicionamientos. Escuchar no significa adherir con lo que se dice, sino generar un espacio de apertura a considerar los puntos de vista de los demás, por más que sean opuestos a los nuestros. También es importante no querer saberlo todo: hay mucha grandeza en decir “no se”.

 

  • Agrega valor permanentemente. Otra cualidad significativa es que en el proceso de generar respeto en los demás, e incluso, en una comunidad y en todo el planeta, se basa en tomar acciones concordantes con el sentir, el pensar y el decir. Este equilibrio interno es estratégico para que esa coherencia se transparente a los demás a través de acciones que generen valor agregado y propuestas superadoras.

 

  • Elimina las excusas de todo tipo. La palabra es el principal valor de las personas que inspiran respeto; al igual que mostrarse vulnerables si hiciera falta, por ejemplo, cuando se comete un error. El asumir la responsabilidad es una cualidad de los grandes que generan un nivel de respeto aún mayor cuando muestran que también se equivocan, corrigen sus errores y siguen adelante.

 

  • Practicar la humildad. Junto con el decir que no cuando sea conveniente, las personas que se ganan el respeto son humildes y saben ubicarse frente al otro. La posición del aprendiz (aquella donde se sabe que cualquier persona puede enseñarte algo constructivo) es habitual, por eso podrás ver a gente venerable que no tiene problemas en demorarse para atender el pedido de alguien que lo necesita, con mente abierta y corazón dispuesto.

Daniel Colombo
Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; motivador; autor de 21 libros y comunicador profesional.
Es docente del Curso Cómo Hacer Prensa en Periodismo.net.

Web: www.danielcolombo.com
Facebook
: www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube: www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: ar.linkedin.com/in/danielcolombo

Contenido Premium

Lo último